Primera campaña de Saboya

De Caballipedia
Saltar a: navegación, buscar

1535

Estando el emperador en Nápoles, el 24 de octubre de 1535 fallece en Milán el duque Francesco Sforza, legando el dominio al emperador ante su falta de descendencia. Inmediatamente, la guarnición alemana del castillo, gobernado por Antonio Leiva, iza el pendón imperial. Pese a haber renunciado oficialmente al ducado en la paz de Cambrai, Francisco I de Francia volvió a reclamarlo, encendiendo así la mecha para una nueva guerra en Italia.

El 25 de diciembre fallece en Madrid el príncipe Ludovico, primogénito de Carlos III de Saboya, proporcionando a Francisco un segundo pretexto para la guerra: reclamar este ducado en nombre de su madre Luisa, en contra de los derechos del legítimo duque.

1536

El 21 de enero las compañías de Sarmiento, Pelluce, Quijada, Cristóbal de Morales y Saavedra se reúnen en Trápani, donde se les pasa muestra y se embarcan en una nave genovesa rumbo a Gaeta, pero una tempestad les dispersa, llegando Sarmiento a Porto Ercole. También se dispersan otras naves en las que viajaba el maestre Grado, Carrillo, Lezcano y Hermosilla desde Mesina, y las de Esparza, Pizaño y Vargas desde Siracusa. El 5 de febrero llega Sarmiento a Porto Ercole y tras soportar otra tempestad, desembarca en Gaeta el 18 de febrero, reuniéndose con el resto de banderas sicilianas.

Allí tienen conocimiento de que Saboya ha sido invadido por un ejército de 10.000 franceses, 6.000 alemanes, 2.000 italianos (Marco Antonio Cusan) y 450 lanzas fornidas (cada una de ellas con dos caballeros y tres arqueros), al mando del almirante de Francia y su lugarteniente, el marqués de Saluzzo. Turín cae el 31 de marzo, huyendo el duque de Saboya a Vercelli con su esposa, hermana de la emperatriz.

Inmediatamente, Antonio de Leiva envía una guarnición imperial a esta plaza para impedir que también sea tomada y recluta 8 coronelías a 1.000 italianos:

  • Filippo Tornielli;
  • Conde Claudio de Landa;
  • Conde Utilambo Romeo;
  • Conde Massimo Stampa;
  • Giovanni Giacomo de Medici, marqués de Marignano;
  • Cesaro di Napoli;
  • Giovanni Battista Gastaldo;
  • Ludovico Vistarino.

Asimismo ordena reclutar 5.000 alemanes (Lodrón), además de otros 5.000 que ya había reclutado para la empresa de Túnez y que no habían llegado a partir (Frundberg) y de los 2.000 alemanes llegados de Sicilia con el conde Maximiliano. la caballería contaba con 1.200 jinetes enviados por el duque de Florencia con su coronel Valerio Orsino, la compañía de hombres de armas del duque de Saboya y la española de Antonio de Ijar, siendo el general de todas ellas Sancho de Leiva, sobrino de Antonio. Tiene además a su servicio las 5 banderas españolas de Jerónimo Mendoza.

El marqués de Saluzzo y el almirante se enfrentan, y el rey de Francia destituye al primero, que se pasa al bando imperial. El 1 de mayo Leiva avanza hasta Tres, a 4 millas de Turín, donde escaramucea con los franceses, posteriormente toma Fosano. Jerónimo Mendoza recibe dos banderas de refuerzo desde Sicilia y deshace un ejército de 4.000 italianos sin pegar un tiro.

Mientras tanto, el 24 de marzo las doce banderas de Sicilia pasan muestra en Tagliacozzo al mando del maestre Álvaro de Grado y reciben dos pagas. En Marino se reúnen con las 6 banderas de Nápoles y 10 de lanzas y jinetes que venían escoltando al emperador, quien había salido de Nápoles unos días antes. La comitiva entra en Roma el domingo de Ramos con el siguiente orden:

  • Los caballos ligeros
  • El marqués del Vasto con los arcabuceros de Nápoles
  • Los piqueros de las 12 banderas de Sicilia
  • Los piqueros de las 6 banderas de Nápoles
  • El duque de Alba con los capitanes de lanzas españolas:
    • Duque de Sesa
    • Príncipe de Ascoli (Leiva)
    • Marqués de la Ren y de la Valla Siciliana
    • Hernando de Alarcón
    • Garci Manrique
    • Gutierre de Cárdenas
    • Miguel de Velasco
  • Los capitanes de lanzas italianas:
    • Ascanio Colonna
    • Hernando Gonzaga
    • Conde Collesano
  • La corte
    • El emperador
    • Ascanio Colona, condestable de Nápoles, con la corona imperial
    • El señor de Bosu, caballerizo mayor, con el estoque
    • El marqués de Brandenburgo, camarero mayor, con el cetro
    • Pietro Luigi Farnese, con el orbe
  • Los representantes eclesiásticos:
    • los cardenales primados de Siena y Trana
    • El senador, el gobernador de Roma y cuatro conservadores
    • 19 cardenales, arzobispos y otras dignidades
  • Álvaro de Grado con 1.000 arcabuces de Sicilia

En el Vaticano les recibe el papa, quien impide que el emperador le bese los pies antes de abrazarle. La infantería se aloja en el Trastévere y tres compañías prestan guardia diariamente en San Pedro en lugar de los suizos. Una muestra arroja la cifra de 5.000 infantes, que son pagados. El Jueves Santo el emperador lava los pies a 12 mendigos y el Domingo de Resurrección asisten a una misa oficiada por el pontífice.

El Lunes de Pascua el emperador pide al papa que reúna a todos los embajadores extranjeros, ante los cuales denuncia los tratos del rey de Francia con los turcos y los piratas. A continuación le reta a un duelo personal armado o desarmado, "donde quiera y como quiera". A tal fin, dio escrito al embajador francés en Roma y al embajador español en París.

El 18 de abril salen de Roma en dirección a Viterbo, Siena y Florencia, donde Carlos es agasajado por su hija y yerno. Allí recibe una embajada de Muley Hacen reclamándole 4.000 españoles para asegurar Túnez. Le acompaña el capitán Veráez, uno de los que custodiaba la Goleta. El emperador les despedirá cuando entre en Lombardía al mes siguiente, asegurándoles que si Túnez necesitase ayuda él se la prestaría inmediatamente.

El 4 de mayo parten de Florencia hacia Pistoia, Pescia y Lucca. El 16 se invierte el orden de marcha, pasando primero el tercio de las nueve banderas[1], al haberse unido las seis de Nápoles y tres reclutadas entre los españoles de Roma. En Parma se les unen 12 banderas italianas de Aníbal de Genara, que pasan a la retaguardia. En Plasencia se incorporan otras 10 banderas italianas de Maramaldo. Allí visitan al emperador a su prima, la duquesa de Saboya, y a su sobrina, la duquesa de Milán, ambas de luto por haber perdido a su hijo y su marido, respectivamente. En Alessandria se les unen otras 4 coronelías italianas, además de Doria y Bazán que traen una gran suma de dinero.

El 28 de mayo, en Asti, el maestre de campo Rodrigo de Ripalda informa al emperador de que acaban de llegar de Málaga otras 11 banderas españolas:

  • Garcilaso de la Vega
  • Alonso de Quesada
  • Alonso de Villarroel
  • Jorge Sánchez de Sahajosa
  • Juan Pérez
  • Pedro de Jaén
  • Machín de Murguía[2]
  • Juan Avellaneda
  • Pedro de Videa
  • Juan Bocanegra
  • Zambrana

Carlos los envía a Turín junto a 4 coronelías italianas, para reforzar la fuerza de Leiva, quien se encuentra sitiando Fossano con mucha caballería, 30 piezas de artillería y 2 regimientos alemanes (13.000). Guarnecen la plaza 4.000 infantes franceses y 300 lanzas. El 22 de junio despacha el emperador desde Asti que Doria y Bazán embarquen hacia Turín a 4.000 alemanes, 6.000 italianos; la caballería napolitana y flamenca de Alba; y 100 piezas de artillería gobernadas por el comendador mayor de Alcántara, Pedro de la Cueva.

El 29 de junio se pasa muestra general en Fossano:

  • 7 banderas de Lombardía
    • Jerónimo Mendoza
    • Pedro de Acuña
    • Álvaro de Madrigal
    • Juan de Vargas, conde de Tende
    • Hurtado de Mendoza
    • Hernando de Figueroa
    • Toribio de Santillana
  • 12 banderas del tercio de Sicilia[3].
    • Álvaro de Grado
    • Francisco Sarmiento de Mendoza
    • Charles de Esparza
    • Luis Quijada
    • François de Pelluce
    • Alférez Saavedra
    • Luis Pizaño
    • Cristóbal Morales
    • Hernando de Vargas
    • Alonso Hermosilla Marmolejo
    • Alonso Carrillo de Peralta
    • Gregorio Lezcano
  • 6 banderas de Nápoles:
    • Rodrigo de Ripalda
    • Ruy Sánchez de Vargas
    • Antonio Cisneros
    • Domingo de Arriaran
    • Francisco Ruiz
    • Alférez del conde de la Novelara[4]
  • 3 banderas de Roma:
  • Cristóbal de Quevedo
  • Luis de Alcocer
  • Maldonado

Los jefes de las coronelías aliadas eran:

  • Marqués de Marignan y Juan Jacobo de Médici: 5 banderas
  • Ludovico Vistarino: 5
  • Claudio de Holanda: 5
  • Maximiliano de Ebestain

Además, había otros 12.000 alemanes aprestados en la frontera suiza, para invadir los cantones si apoyasen al rey francés. Leiva, recientemente nombrado gobernador de Milán a la muerte del duque, va vestido con una nueva armadura y transportado en una silla, pues padece gota y está imposibilitado hasta para comer.

El 11 de julio llegan a Savigliano, donde son agasajados por los duques de Saboya. Se les unen el coronel Castelalto con 900 lanzas alemanas, el señor de Iztanin con 1.000 lanzas borgoñonas y 24.000 infantes alemanes al mando de Frundsberg y Puldomisa. Carlos nombra al estado mayor del ejército:

  • Capitán general: Antonio de Leiva
  • Escolta real: Conde de Benavente
  • General de la caballería pesada: duque de Alba (600 lanzas españolas)
  • General de la caballería ligera: Hernando de Gonzaga, virrey de Sicilia (1.450 jinetes)
  • General de la infantería: marqués del Vasto
  • General de la artillería: Pedro de la Cueva (comendador mayor de Alcántara)
  • Maestre de campo general: Luis de la Cerda
  • Comisario general de logística: Lorenzo Manuel

Para arrebatar Turín a los franceses, envía al maestre de campo general Gutiérrez López de Padilla con:

  • Juan Jacobo de Médici: 5 banderas italianas (1.000 hombres)
  • Ludovico Vistarino: ídem
  • Conde Claudio de Landa: ídem
  • Señor Descalenge: 8 banderas italianas (1.500)
  • Conde Juan Bautista de Lodrone: 8.000 alemanes
  • Pandesco: 7.000 alemanes
  • Castelalto: 900 lanzas alemanas

En la armada de Génova (60 navíos) embarca el príncipe de Salerno con:

  • Ranchis Puldomisa: 15 banderas alemanas (5.000)
  • Agustín Espindola: 15 banderas italianas (3.000)
  • Conde de San Segundo: 8 banderas italianas (1.600)
  • Conde de Cala: 4 banderas italianas (700)
  • Hipólito de Corezo: 3 banderas italianas (600)

El séquito personal del emperador lo componen otros 400 grandes y prelados, entre ellos:

  • Duque de Benavente con el estandarte, los caballeros y archeros de la guardia imperial
  • Duque de Baviera
  • Duque de Brunswick
  • Marqués de Brandemburgo
  • Conde Palatino de Borgoña
  • Marqués de Aguilar, al mando de 700 lanzas alemanas

La infantería italiana está al mando de Antonio de Aragón, hijo del duque de Monte Alto (cada bandera a 200 hombres):

  • Fabrizio Maramaldo: 8 banderas, a la retaguardia de todo el ejército
  • Juan Tomas de Galaza: 8
  • Julián Sezacino: 5
  • Aníbal de Genaro: 4
  • Jerónimo Orsini: 5
  • Juan Bautista Guastaldo: 4
  • Conde Filippo Tornielli: 3
  • Juan Pedro Aguena: 2
  • Conde Alexandre Ceibel: 1
  • Francisco Caraffa: 1
  • Torres: 1
  • Bautista Pecinaro: 1
  • Fagabrosa: 1
  • Juan María de Paoda (sargento mayor): 1

El 24 de julio llegan a Niza[5]:

Aquí, á la pasada de Niza, se hizo una salva con el arcabucería cada tercio por sí, como íbamos partidos en cuatro tercios.

Doria es enviado a tomar Fréjus, con 12.000 alemanes al mando de Maximiliano. El 24 de julio el ejército atraviesa el río Var y entra en Francia, con los españoles en vanguardia, los alemanes en batalla, los italianos en retaguardia y la caballería pesada en el flanco de la marina. La artillería se había embarcado para que no supusiera una carga, y les acompañaba por mar.

El 4 de agosto la caballería ligera se adelanta hasta Brignoles al mando de Gonzaga, teniendo una escaramuza con la guarnición francesa que no sale bien parada. Sus capitanes eran:

  • Españoles:
    • Sancho de Leiva
    • Juan de Vega
    • Benito Rosales
    • Arce
    • Juan Ibáñez
    • Diego Moreno
    • Teniente de Francisco de Prado
  • Italianos:
    • Conde de Populo
    • Marqués de Ansysa
    • Hernando de Ofredo
    • Marqués de Amici

El 10 de agosto fallece el delfín Francisco, al parecer, de haber bebido agua fría cuando estaba sudando, pese a lo que se acusó a Vasto y Leiva de haber ordenado su envenenamiento. Según otras versiones, la culpable fue Catalina de Médici, ambiciosa esposa del duque de Orleáns que se convirtió así en heredero a la corona real.

El 18 de agosto llega el emperador a Marsella, con Vasto al mando de la vanguardia (jinetes de Gonzaga, banderas de Sicilia y Nápoles), Alba al mando del grueso (8 banderas alemanas, y todas las lanzas) y los italianos a retaguardia. Se monta una escaramuza para trabar contacto y conocer la resistencia de la plaza, tras lo que se repliegan a Aix invirtiendo el orden de marcha. El 24 de agosto salen de Aix los españoles viejos, 8 banderas alemanas y la caballería, todos al mando de Vasto, para tomar Berre. Desde Aviñón les hacen un intenso fuego, pero el emperador da orden de respetar las villas del papa.

El 31 de agosto, el duque de Alba realiza otra aproximación a Marsella con las lanzas, jinetes, los veteranos de Sicilia, Lombardía y noveles, más 12 banderas alemanas. En una playa cercana Doria les desembarca provisiones, lo que aprovechan los franceses para atacarles. Sancho Leiva les deshace con la caballería. Alba ordena que no se tomen rehenes y que se libere a los cautivos sin daño, lo mismo que hacen los franceses. Doria reembarca luego a los heridos y enfermos, de regreso a Barcelona o Génova. Se tienen noticias de que 20.000 suizos han sido alistados por Francisco, que siguiendo los consejos de Anne de Montmorency ha abandonado Avignon para ir a su encuentro.

El 7 de septiembre fallece el capitán general Antonio Leiva de una gota complicada con un catarro[6]. Es embarcado en Marsella hacia Génova. También muere de enfermedad el coronel Maximiliano. El 11 de septiembre, cuando ya llevaba 11 días más de los 20 pactados en su reto al rey de Francia, y viendo que este no tiene intención de presentarse, Carlos ordena el repliegue al Piamonte, que está siendo hostigado por tropas francesas. El orden de marcha queda con los italianos en vanguardia, los alemanes y las lanzas en batalla, y los españoles en retaguardia, cerrando la marcha los arcabuceros. Cada bandera se refuerza con un cañón. Gonzaga y sus jinetes quedan rezagados para proteger la retirada. Sufren varios hostigamientos, tanto por parte del ejército francés como de los lugareños, enviando a muchos de estos a galeras tras saquearles la tierra.

El 20 de septiembre, las banderas de noveles son enviadas a arrebatar la torre que guarnecía el puente de Le Muy a una docena de franceses que lo defienden. Como se niegan a rendirse se les planta batería y se hace una tronera a la torre por donde intentan entrar el maestre Garcilaso y otros oficiales. Cuando están subiendo, los defensores arrojan piedras contra la escala, rompiéndola y provocando la caída de Garcilaso. Fallece pocos días después a consecuencia de la herida en su cabeza. Como presuntamente se habían rendido a cambio de no ser enviados a galeras, el emperador manda ahorcar a todos los defensores.

El 6 de septiembre se pasa muestra en Asaes y se paga al ejército, con el siguiente resultado[7]:

  • Nápoles y Sicilia: 16 banderas
    • Cristóbal de Quevedo (N): 179
    • Ruy Sánchez de Vargas (N): 215
    • Conde de Novelara (N): 225
    • Alférez de Luis Alcocer (N): 127
    • Álvaro de Grado (S): 224
    • Charles de Esparza (S): 194
    • François de Pelluce (S): 138
    • Luis Quijada (S): 196
    • Melchor Saavedra (S): 221
    • Hernando de Vargas (S): 177
    • Alonso Carrillo de Peralta (S): 145
    • Francisco Sarmiento de Mendoza (S): 203
    • Cristóbal Morales (S): 152
    • Luis Pizaño (S): 215
    • Gregorio Lezcano (S): 178 (arcabuceros)
    • Alonso Hermosilla Marmolejo (S): 248 (arcabuceros)
  • Lombardía: 6 banderas
    • Jerónimo Mendoza: 276
    • Pedro de Acuña: 187
    • Hurtado de Mendoza: 215
    • Hernando de Figueroa: 206
    • Toribio de Santillana: 205
    • Juan de Vargas, conde de Tende: 231[8]
    • Álvaro de Madrigal: ¿?
  • Niza: 11 banderas
    • Garcilaso de la Vega: 214
    • Pedro de Videa: 230
    • Machín de Munguía: 240
    • Jorge Sánchez Sahajosa: 202
    • Alonso de Quesada: 235
    • Zambrana: 172
    • Juan Avellaneda: 200
    • Juan de Bocanegra: 246 (arcabuceros)
    • Pedro de Jaén: 256 (arcabuceros)
    • Juan Pérez: 227
    • Alonso de Villarroel: 223

Faltan a la muestra 5 capitanes de Nápoles, lo que parece indicar que se encontraban destacados y se les pagó en otra ocasión.

  • Rodrigo de Ripalda[9]
  • Domingo de Arriarán[10]
  • Antonio Cisneros[11]
  • Francisco Ruiz
  • Maldonado

El 29 de septiembre Carlos entra en Niza, siendo recibido con una gran salva de la artillería y las galeras. Allí se despide la flota española, que regresa a Barcelona. El marqués del Vasto sucede a Leiva como capitán general de Lombardía. Se licencia a todos los catalanes y aragoneses que quieran retornar a España, así como a las lanzas borgoñonas de Irtain y a parte de los infantes alemanes, permaneciendo en filas Jorge de Ranchiepol y Jorge de Ratisbona. El tercio de noveles queda de guarnición en Niza al mando del maestre Juan de Vargas (Tende), cuya compañía entra por la del capitán Jaén.

El 4 de octubre el emperador se embarca hacia Mónaco y, tras un descanso, a Génova, escoltado por cinco banderas de Nápoles. Los españoles dejan Niza y se instalan en San Remo, con orden expresa de no molestar a los civiles. El 12 se pasa muestra a todos los españoles en Albenga y se les pagan los atrasos. El 23 de octubre se planta batería a Chieri, donde algunos ciudadanos afrancesados han arrebatado el poder a los nobles de Saboya. Al intentar tomar la fortaleza mueren el maestre Rodrigo de Ripalda y muchos soldados, desistiéndose de la empresa para alborozo de sus defensores y enfado de los españoles que claman venganza a Vasto. El 21 de octubre salen todas las banderas del tercio de Sicilia y del tercio de Lombardía[12] de Bra, pasando por Pibrin, donde está em arqués del Vasto con 17 banderas de alemanes de los coroneles conde de Londron, Pandres y Jorge de Ranchiopal (Regensburg)[13].

A instancias de Doria, que no quiere navegar en invierno, el 14 de noviembre el emperador se embarca rumbo a Barcelona llevando consigo 30 galeras y 15 naves. Vasto ataca Casale Monferrato con las banderas de Jerónimo Mendoza (Lombardía) y Rodrigo de Arce (Nápoles), muriendo el primero el 23 junto a otros oficiales y soldados. Entre los heridos se encontraba el capitán Jaén. La ciudad es entregada al duque de Mantua por merced del emperador. El general francés, Buria, regresa a Francia e informa al rey, quien lo sustituye por el conde Guido. Vasto visita Vercelli, Vigevano, Pavía, Vigevano y Milán, donde encierra a los hermanos Médici (uno de ellos marqués de Mus).

1537

El 19 de enero, Vasto pasa muestra en Asti a los españoles, resultando 5.600 soldados, lo que le extraña sobremanera debido a las bajas y deserciones. Así pues, se niega a pagarles y ordena al veedor Sancho Bravo pasar nueva muestra, que arroja una cifra de 5.400 pues el resto había sido despedido por no dar la talla. Vasto recibe, además, una carta por la que el emperador nombra a Pizaño general de la artillería en Italia (87 piezas).

El 26 de enero sale Vasto de Asti con 12 banderas (¿Sicilia?), pero pocas millas después se encuentran con Saluzzo que entra en Asti junto a 7 compañías de Rodrigo de Arce (Nápoles), faltándole otras 5. Tras hacer noche en Alba, Vasto continúa la marcha reforzado con 3 compañías de jinetes (Domitre, Chacharo y Malrrian) con dirección a Cherasco, San Albán y Caralle. Allí los jinetes y todos los arcabuceros que tenían caballos salen a explorar y topan con 11 banderas francesas de Colás Escluarche a las que obligan a regresar a la villa. Cuando aún no se había plantado batalla, un francés mata a traición al sargento mayor Cristóbal Arias, lo que enardece a los hombres. Vasto envía a los capitanes Cisneros y Arriarán a que entren en el castillo con 300 arcabuceros y la aquiescencia del castellano italiano.

Los franceses provocan un fuego en el que a punto está de morir Cerezeda, por negarse a abandonar su puesto de centinela. En ese momento llegan refuerzos de 600 italianos y 2 culebrinas al mando Ludovico Bistarino, que dan la batería. Los franceses ofrecen la rendición, pero Vasto no se la acepta pues quiere entregarlos a la tropa. Las banderas de Ruy Sánchez de Vargas (Nápoles), Morales (Sicilia) y Maldonado (Roma) quedan con los jinetes y el resto asalta el castillo. Matan a 1.100 franceses por 30 españoles y 20 italianos, capturándoles todas las banderas. El capitán Sarmiento captura a Jerónimo Caracciolo y Cisneros a Colás Escluarche. Los lugareños desuellan y destripan a los franceses muertos, por las crueldades que habían cometido con ellos antes del asedio. De regreso a Asti, se pasa por Cendal que se niega a abrirles las puertas, por lo que Vasto ordena el asalto y captura a los tres principales, a quienes piensa decapitar. Los ruegos de los caballeros y capitanes que allí estaban le hacen cambiar de idea y se los llevan a Asti, donde entra arrastrando las 11 banderas capturadas a los franceses.

El 6 de febrero Césaro de Nápoles con 500 jinetes ataca en Lance a dos banderas francesas a las que hace 300 bajas. El 10 de febrero el conde Aníbal de Novelara cerca al alférez Fuensalida y al capitán albanés Lázaro en Chieri. Este último es apresado por los franceses con toda su gente, a la que posteriormente se deja en libertad tras desvalijarla y privarla de sus caballos.

El 5 de marzo salen de Asti 11 banderas españolas (Sicilia) para escoltar a Vasto que había vuelto desde Milán a Chivas. El 26, su lugarteniente el marqués de Saluzzo sale de Piorino con las 12 de Álvaro de Grado (Sicilia), 1 alemana y los jinetes para rendir Carmagnola. Durante el sitio el marqués muere de un arcabuzazo. Cuando se rinde la plaza, sus principales son ahorcados y el resto de la guarnición enviada a galeras. Su puesto como lugarteniente del ejército de Italia pasa a Antonio de Aragón, hijo del duque de Monte Alto. Este toma Pocapalla, Racconigi, Cassalgraso, Monte Terol, Cabolimón y otras villas y castillos saboyanos que estaban por los franceses.

El 11 de abril, el maestre de campo Arce sale de Piorino para tomar Cambia con 10 banderas españolas (Nápoles), 7 alemanas del coronel Niklaus de Trauttmansdorff y algunas de jinetes. Tras plantarle la batería, la guarnición se rinde y es enviada a galeras. La plaza queda guarnecida por el capitán Jaén. Durante el repliegue, muere el capitán Pedro de Acuña en Moncalier.

Ese mismo día, 30 de abril, salen Antonio de Aragón de Caramagna con 4 banderas italianas y 3 de jinetes, y Álvaro de Grado de Raconiggi con 6 españolas (Sicilia) y 2 cañones. Tras reunirse en Cabolimón, son emboscados en Saluzzo por 300 lugareños. Los jinetes del conde de Populo y del capitán Benito Rosales los masacran. Tras rendirse la plaza, queda allí Aragón con los italianos y Grado regresa a Racconigi. Simultáneamente, Vasto sale de Piorino con 8 banderas españolas, 5 alemanas y varias de jinetes para impedir a los franceses el paso del Po por Casalgraso.

El 23 de mayo los lugareños de Chieri intentan emboscar a Jaén, pero son descubiertos por unos soldados y masacrados. El 2 de junio se reúnen en Carmagnola Grado con sus banderas (Sicilia) y Pizaño con su artillería.

El 8 de junio el marqués del Vasto reúne a todo el ejército para marchar hacia el Norte, con los españoles en retaguardia para prevenir emboscadas. A los infantes les acompañan la gente de armas de García Manrique y los jinetes del príncipe de Visignano. En Villanova de Asti recogen las banderas de Hernando de Vargas (Sicilia) y del conde de Novelara (mandadas por su alférez). Algunas villas se niegan a alojarlos, y son saqueadas e incendiadas. El 22 salen de Asti, donde queda de guarnición Antonio de Aragón con 5 banderas italianas y algunos jinetes. Vasto dejó 6 banderas españolas en Pontestura para proteger el paso del Po.

En Aye sitian al coronel Torresan con 300 franceses, tomándole a su mujer que era muy bella. En Chivas es herido en el cuello el capitán Pizaño. El 30 de junio se paga a las banderas españolas, que al día siguiente cruzan el Po. Al ver el general francés Mieres que apenas quedan 5 banderas italianas en Asti, decide tomar la plaza al mando de 600 lanzas, 1.000 jinetes, 12.000 alemanes (Fürstenberg)[14], l10.000 italianos (Juan Pablo Cieri), 5.000 gascones y 10 cañones.

Vasto solo tiene 6.000 españoles y 4.000 italianos, por lo que solicita al rey Fernando que reclute 2 regimientos alemanes, que llegan al mando de Federico Fürstenberg (hermano del que sirve a Francia) junto a caballería de Baviera.

Aragón pide socorro a Sancho Bravo, lugarteniente de Vasto que estaba en Milán, y este le envía las banderas de Luis Quijada (Sicilia) y Francisco Ruiz (Nápoles) que aún no han cruzado el Po. Al resto las reúne en Calian, donde les ordena abandonar el bagaje y volver a marchas forzadas sobre Asti. Antes de llegar a la plaza topan con Rodrigo de Arce (Nápoles), quien ordena regresar a Calian por encontrarse en inferioridad numérica. Allí se reúne todo el ejército con Vasto, que ha regresado de Milán a toda prisa.

Cuando ve al ejército español aproximarse a Asti, Mieres deja la plaza y se repliega a Alba, de donde expulsa a la guarnición italiana. Vasto se enoja y ordena un reconocimiento compuesto por García Manrique con las lanzas, el príncipe de Visignano con los jinetes y Arce con 4 banderas de arcabuceros (Cisneros, Arriaran). Cola del Maletia, Juan Antonio Espadaro y Lorenzo de Placencia, italianos al servicio de Francia, desertan por su disconformidad con la liga con el turco. El 27 de julio Césaro de Nápoles intenta tomar Turín con 2.200 italianos y 300 alemanes, pero es rechazado.

El 9 de agosto Vasto forma a las 24 banderas de Grado (Sicilia) y Arce (Nápoles), porque los capitanes Clavero y Lezcano están en Pontestura, el capitán Jaén en Isola y el capitán Pizaño con la artillería. Junto a la caballería de Lázaro se ponen en marcha hacia Turín, tomando por el camino la plaza de Moncalier. Allí Vasto manda degollar al capitán Francisco Ruiz por levantar la espada contra la justicia.

El general Mieres decide sitiar Busea, defendida por apenas 70 arcabuceros españoles al mando de Pedro de los Santos, que ha quedado allí herido durante la incursión a Francia. Estos se defienden con bravura, haciéndole a los franceses 300 bajas incluidos los condes Carpegnan, Pignarolo y otros oficiales.

El 23 de agosto sale Arce de Moncalier con 16 banderas españolas, 5 italianas y 2 compañías de jinetes a tomar Chieri. Al día siguiente se les unen 22 banderas bisoñas alemanas al mando de Federico de Fürstenberg, hijo del duque. Previamente habían quedado otras dos en Pizzigetone y Pavía. Allí llega también Pizaño, que planta la batería y derriba un muro. El 30 entran los españoles y huyen los gascones, que son masacrados por los jinetes, por los alemanes y por la compañía de Jaén, recién llegada de Isola. Arce sube directamente a la torre del castillo, donde descubre muchas mujeres refugiadas con bastantes joyas[15]. A Bartolomé de Espo, líder de los traidores que habían entregado la plaza a los franceses, le atormentan durante días.

El 28 de agosto el ejército abandona Chieri, salvo 3 banderas italianas. Dos días después, 8 banderas españolas (una de ellas la de Cerezeda) y 6 alemanas al mando de Grado salen también de Moncalier, que queda guarnecida por dos banderas alemanas. Pizaño y Quevedo queman varios molinos en la comarca de Pinerolo. Vasto nombra maestre de campo general a Luis Gonzaga, quien llega también a Pinerolo con la caballería.

Mieres deja algunas guarniciones y se retira a Francia el 12 de septiembre. Una semana después Vasto toma Cherasco, donde muere Vulcano Rocandolfo, hijo del coronel. De allí pasa a Alba, donde muere el capitán Jaén el 23 de septiembre.

El príncipe de Visignano sitia Pinerolo, con la caballería, los alemanes y 6 banderas de Grado (Sicilia), ya que las demás han quedado de guarnición. El 25 de septiembre se les unen otras 6 banderas de Arce (Nápoles) provenientes de Moncalier, además de las de Charles de Esparza, Hurtado de Mendoza y Figueroa (Lombardía). Estas tres son destinadas al monasterio de santa Brígida, desde donde interrumpen el avituallamiento de Pinerolo. El resto del ejército acampa en Mace. El 4 de octubre comunican a Vasto que 4.000 franceses han entrado en Saboya y tomado Pairosa. Grado es enviado a recuperarla con 5 banderas españolas y 7 alemanas. El capitán italiano se rinde sin lucha.

Aprovechando esta coyuntura, el coronel Malatesta de Rimen sale de Pinerolo con 2.000 hombres e intenta inutilizar la artillería a Vasto, custodiada por alemanes. Los italianos que se aperciben del hecho consiguen detenerlos, pero en adelante no volverán a hacerse guardias conjuntas.

A lo largo de este año, Vasto había conseguido expulsar a los franceses de todo el Piamonte y tenía guarniciones imperiales en las principales plazas, salvo la de Turín que sigue en manos francesas. El 10 de octubre el rey Francisco sale de Lyon al mando de 2.500 lanzas, 2.000 jinetes, 10.000 infantes franceses, 12.000 alemanes, 12.000 suizos, 7.000 italianos y muchos aventureros. Vasto envía al napolitano Maffio y al romano Colona a estorbarles el cruce de los Alpes, pero son rechazados.

El 22 de octubre los franceses intentan socorrer Pinerolo a través del paso de Loserre, pero son interceptados por Grado con 10 banderas españolas (Sicilia) y 3 alemanas. Tras esto, recogen sus bagajes de la abadía y se establecen en Pairosa.

El 2 de noviembre se pasa muestra general en Moncalier, reuniéndose las banderas de Grado (Sicilia) y Arce (Nápoles), el marqués del Vasto, el duque de Saboya, Visignano y García Manrique con doce estandartes de lanzas. De allí parten en orden de combate hasta Villana, donde se encuentra el rey de Francia, acompañado por el delfín, el príncipe de Escocia y el de Navarra. Vasto envía la caballería a hostigarles para provocar la batalla, pese a encontrarse en inferioridad numérica, pero los franceses la rehúyen.

El 7 de noviembre, el gran maestre de Francia arrasa el castillo de Villana matando a toda su guarnición, al no haber querido rendirse el capitán siciliano Giraldo. Vasto envía al capitán de caballería Rosales a destruir todos los puentes que llevaban de Villana a Turín, pero es herido y capturado junto a su alférez. El 10 de noviembre llega la vanguardia francesa a Moncalier, donde es emboscada por Visignano y sus jinetes. Vista su inferioridad numérica, Vasto ordena la retirada a Asti, destruyendo los puentes y dejando guarniciones italianas y alemanas en algunas plazas. Allí se reúnen con las 7 banderas de Vargas (Niza), el alemán de Ixar y la gente de armas.

El 29 de noviembre se concierta una nueva tregua entre la reina de Navarra y la de Hungría, por la cual se suspenden las hostilidades inicialmente hasta febrero con la condición de que cada uno mantuviese sus respectivas posesiones. No obstante las negociaciones posteriores acabarían prolongándola hasta agosto.

A Grado (Sicilia) le corresponde guarnecer la villa de Tosique en Monferrato, que se niega a darles cobijo. El 25 de diciembre se le planta batería y batalla, en la que muere el capitán Esparza y resultan heridos otros oficiales. Grado manda ahorcar a los principales de la villa, rechazando su rescate. Simultáneamente, Arce (Nápoles) cruza el Po con sus banderas y se aloja en Saboya.

1538

El 31 de enero Vasto se entrevista en Carmagnola con el rey de Francia para confirmar los términos de la tregua. Este despide a los suizos y alemanes, reparte los franceses por sus castillos al mando de Montezan y regresa con su corte a Francia.

El 8 de febrero el Papa Pablo III Farnesio convoca a todos los príncipes cristianos a una liga contra el turco. Aprovechando la tregua entre Francisco y Carlos, se embarca el 23 de marzo hacia Savona, aposentándose después en Niza. El 25 de abril sale el emperador de Barcelona, llegando una semana después a Villafranca acompañado por muchos caballeros y 3.000 soldados[16]. El rey de Francia se traslada a Villanova, llevando consigo a un embajador del rey de Rusia que había sido capturado por los turcos y entregado en Marsella, en virtud del tratado que mantenía Francisco con el sultán.

Carlos y Francisco no llegan a entrevistarse, pero se intercambian visitas todos los nobles de ambas cortes, incluyendo, por parte española a los duques de Alba, Benavente, Nájera y Alburquerque; y por parte francesa a la reina y al delfín. El papa consigue que el 18 de junio se firme una tregua por diez años y después parte a Roma.

El 4 de julio el emperador se embarca hacia Barcelona, pero en Aguas Muertas su galera es interceptada por el esquife del condestable de Francia, quien le comunica que el rey quiere entrevistarse con él. Carlos le invita a su galera, donde es agasajado. Al día siguiente, le devuelve la visita en tierra, asistiendo a una comida y a un baile. Antes de partir, el emperador recibe una embajada milanesa que se queja desabridamente de que la tropa española anda amotinada por falta de pagas, cometiendo toda clase de desmanes. El emperador se limitó a dar orden a Vasto de que les pagase mediante un repartimiento que debía efectuar entre las mismas poblaciones lombardas, lo que las enfureció aún más.

El 4 de agosto el maestre Arce (Nápoles I) había llegado a la villa de Crescentino, para someterla al conde Juan Andrea, huérfano del anterior, que había sido masacrado en 1529 junto a otros familiares por los lugareños. Temiendo la venganza española, la villa se rinde el 10 de agosto.

El 15 llega a la villa el contador Pedro Ibarra, que le pasa muestra a estas banderas y a las de Monferrat (Sicilia I). Al no coincidir las plazas existentes con las devengadas en las últimas cinco pagas dadas, el marqués del Vasto ordena a los dos maestres de campo y todos los capitanes que se reúnan en el castillo de Vigevano.

Vasto ordena a Grado y Pizaño que le esperen en su cámara, y envía al capitán Milorate, jefe de su escolta a caballo, que desarme al resto de capitanes. Para no agravar su culpa, todos acceden de mala gana excepto Arce, quien arroja su espada al suelo con gran enfado. Avisado de lo que sucedía, el capitán Sebastián de San Miguel (Lombardía), prefiere presentarse directamente al marqués antes de ser llamado y desarmado. Una vez reunidos todos los capitanes, Vasto reforma todas las compañías y confirma en el mando a los ocho siguientes:

  • Álvaro de Grado por sus grandes servicios
  • Luis Pizaño, ídem
  • Sebastián de San Miguel, ídem
  • Bernardino de Mendoza por ser cuñado de Cobos, secretario del emperador
  • Ramón Cardona por los servicios de sus antepasados
  • Hernando de Figueroa por ser hijo del embajador imperial en Génova
  • Conde de Novelara por los servicios de su alférez al propio Vasto.
  • Gonzalo Hernández por haber servido como mayordomo al marqués de Pescara

Grado es confirmado como maestre de campo, Juan Navarro como sargento mayor, Alonso de Lara como furriel mayor y Juan de Simancas como barrachel de campaña. El primero dispone de tres días para reformar en estas 8 compañías al personal que se estime conveniente de las anteriores 27. El resto de capitanes es arrestado durante siete meses sin poder salir de la plaza de Milán. Durante este tiempo, Arce, Cisneros y Lezcano permanecen encerrados en el castillo por tener queja el marqués sobre los rescates del país. Pasado este tiempo, todos ellos son pagados y licenciados.

El 28 de agosto el marqués entrega a Grado la conocida como instrucción de Vivegano, en la cual no consta que la infantería se organice en tercios sino en banderas:

  • Se reducirá la infantería de Lombardía a 2.000 soldados
  • Cada bandera tendrá 221 soldados, salvo la del maestre que tendrá 300
  • Todos estarán solteros y libres para seguir a su bandera
  • La de Ramón Cardona será de arcabuceros y en las otras habrá solo un tercio de estos
  • El resto de arcabuceros tomará la pica o será despedido sin paga
  • Cada compañía de piqueros tendrá un tercio de coseletes (65), la del maestre 100 y la de arcabuceros 12
  • Se suprimirán las partesanas y se reducirán los alabarderos a 8 escoltas de la bandera
  • Todos los capitanes y sus alféreces vestirán coselete
  • En adelante, no podrán recibir en sus compañías soldado alguno sin autorización del capitán general
  • Cuando muera, deserte o se licencie algún soldado se dará inmediata cuenta al contador real para que se le borre de las listas de pago
  • Cada soldado firmará su nómina, no estando autorizado el capitán a hacerlo en ausencia
  • Se concederá un perdón general por los fraudes anteriores, pero se apercibirá a los implicados que recibirán el castigo correspondiente si reincidiesen
  • En las compañías solo habrá españoles, salvo pífanos, tambores y algunos soldados viejos borgoñones o italianos que hayan servido muchos años con anterioridad
  • Se obligará a los capitanes a comprobar que en sus compañías solo sirvan personas de valía dispuestas a hacerlo a tiempo completo
  • Todos los oficiales residirán permanentemente donde estén sus banderas
  • El ascenso a alférez, sargento y cabo será supervisado por el general para verificar que solo lo reciben personas de valía
  • Como, en adelante, se les pagará por meses, se les prohibirá vivir de la tierra y de sus lugareños
  • Todos los capitanes recibirán copia de esta orden y firmarán un recibí.

El 1 de septiembre, Pedro de Ibarra pasa muestra a las ocho banderas, de las cuales la de San Miguel debe permanecer en Crescentino hasta que el conde reconstruya su castillo, y las otras siete trasladarse a Chieri. El 25 de noviembre todas se reúnen en Ceba. Para entonces, Grado ha renunciado a su mando, y ha sido relevado por Francisco de Prado.

La primera acción de esta nueva unidad se da en la villa de la Morra, que se niega a acogerlos, por lo que es tomada al asalto y saqueada pese a que sus habitantes se habían rendido tras la primera batería.

1539

El 7 de enero se toma el castillo de Burin por no permitir el alojamiento de las banderas, dando un buen escarmiento a sus principales para que sirviera de advertencia a otros castellanos.

El 9 de enero marchan las 8 banderas a los 24 marquesados de Malaspina, que habían renunciado a la obediencia del Senado de Milán y se habían infeudado al emperador. Por el camino tienen varios enfrentamientos con los lugareños reacios a alojarles, siendo el más grave el de Plasencia. En Pontenovo deben detenerse por las fuertes lluvias, lo que les es reclamado por el comisario papal que les acompañaba con tan poco respeto, que el maestre Prado lo ensarta con su espada.

Llegados a Pontremoli (Toscana) el 8 de febrero, todos los marqueses juran obediencia al Senado de Milán, excepto los de Filaterra y la Gula. No obstante, se niegan a dar cobijo a las tropas, por lo que Prado manda llamar a Gonzalo, hermano de Luis Pizaño, para que traiga varios cañones de Lucca. La primera batería se planta en Gula, que se rinde antes del primer disparo. En cambio, Filaterra está bien guarnecida, por lo que decide arriesgarse al sitio. Prado la rodea para privarla de avituallamiento y finalmente se rinde. Ante la duda de que el marqués se desdiga de su palabra, se deja allí una guarnición.

Una vez cumplida la misión, el 28 de abril se emprende el regreso. El 9 de mayo se le pasa muestra a las banderas en Alessandria por el veedor Pedro de Vitoria, tras lo cual se dispersan por diversas guarniciones de Lombardía. El marqués del Vasto las visita, ordenando reforzar aquellas más débiles. Conocedor de su estancia en Asti, el general francés Montejan le invita a un banquete en Turín junto a algunos capitanes. El 1 de mayo fallece la emperatriz, a la que se le rinden exequias en el duomo de Milán.

Referencias

Notas

  1. Cerezeda II, 121: Primera mención al término tercio, seis meses antes que la instrucción de Génova.
  2. Puede ser el mismo Martín de Sicilia.
  3. Cerezeda I, 131: Primera mención a esta unidad.
  4. Se ignora el nombre de este valiente soldado que aparece recurrentemente en el tratado de Cerezeda.
  5. Cerezeda II, 143.
  6. Según Sandoval, muere el 15.
  7. CODOIN XVI, pág. 252 y ss.
  8. Aparece citado como maestre de campo, lo que parece prematuro porque Garcilaso resultó herido el 20 de septiembre, murió el 14 de octubre y la instrucción de Génova se promulgó el 15 de noviembre.
  9. Cerezeda data su muerte el 23 de octubre.
  10. Citado en la instrucción de Génova al mando de una compañía de arcabuceros.
  11. Ídem.
  12. Primera mención del tercio de Lombardía.
  13. Esta es la última vez que Cerezeda habla de tercios hasta la campaña piamontesa de 1542.
  14. Según Cerezeda, Cristóbal; según Sandoval, Guillermo)
  15. Jovio criticó duramente el saqueo, que Sandoval justifica porque de haber sido de otra nacionalidad, no fueran solas las joyas perdidas, sino que quizá también las personas.
  16. Este contingente no está registrado por Cerezeda, por lo que debieron de regresar con el emperador a España.

Bibliografía

  • García Cerezeda, Martín: Tratado de las campañas y otros acontecimientos del emperador Carlos V. Sociedad de Bibliófilos Españoles. 1546/1873.
  • Sandoval, Prudencio: Historia de la vida y hechos del emperador Carlos V. Geronymo Verdussen. 1614/1681.