La era del carro de guerra

De Caballipedia
Revisión del 22:52 18 may 2022 de Fmoglop (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «= {» por «= {»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

La expansión indoeuropea

El urheimat

El término urheimat (en alemán: patria primitiva) se aplica a la región de la estepa euroasiática en la que se originó la cultura protoindoeuropea. En los diversos estudios sobre la misma, la discusión sobre el caballo está muy presente. Para Piétrement, el caballo se había extendido por toda la superficie del globo y solo aquellos pueblos que marchaban a la cabeza de la civilización consiguieron domesticarlo. Este planteamiento decimonónico ha quedado totalmente desfasado, pues está comprobado que precisamente los pueblos que hacia el año 3000 AC habían entrado en su fase histórica, no habían visto jamás un caballo por haberse extinguido prácticamente durante la última glaciación. Por el contrario, serían los nómadas habitantes de las estepas euroasiáticas, con un nivel cultural mucho más bajo que el de sus coetáneos, quienes domesticaran a los escasos supervivientes. Hacia esa fecha abandonaron su hábitat natural y entraron en la historia de la única forma que estaba a su alcance, obligando a que las crónicas de los pueblos que conocían ya la escritura se ocupasen de ellos.

Estos pueblos poblaban una estepa que se extendía, sin solución de continuidad, desde los Cárpatos hasta Altai, limitada al norte por la taiga y al sur por el desierto. Las manadas de caballos salvajes se habían visto reducidas a este hábitat por imperativos climáticos. Hombres y caballos convivían en las proximidades de las aguadas y los primeros pronto se dieron cuenta de la conveniencia de ofrecer sus excedentes de grano a los segundos para atraerlos a sus cercados, donde podían explotar la producción láctea de las yeguas mientras las mantenían a salvo de las fieras. Posteriormente comenzaron a consumir la carne de los ejemplares menos dóciles e inútiles para la doma.

Los primeros vestigios de la cultura indoeuropea se descubrieron en Tripolje, cerca de Kiev, si bien se extendía desde el Danubio al Dniéper a través de los Cárpatos, Besarabia y Ucrania. Los niveles inferiores datan del año 3000 AC y, aunque en ellos ya figuran abundantes restos de caballos, solo hay vestigios de domesticación de vacas, ovejas y cerdos. De hecho, la representación de caballos que aparece en una escudilla de plata hallada en Maikop, al oeste del mar Caspio, y datada hacia el 2300 AC corresponde aún a ejemplares salvajes. Los primeros indicios de domesticación proceden del kurgán de Andrónovo (Yeniséi) hacia 2000 AC, donde se encontró la primera tumba tumular con un carro de guerra de dos ruedas y los cadáveres de dos caballos.

Un kurgán es un montículo de tierra y piedra levantado artificialmente sobre una tumba o tumbas. El término es de origen turco y significa "fortificación". Posteriormente pasó al idioma ruso como "túmulo". Los kurganes son típicos de la Edad del Bronce, principalmente en el área comprendida desde el macizo de Altái hasta el Cáucaso, Rumanía y Bulgaria. No obstante, se construyeron ya desde el Eneolítico y siguieron construyéndose después, en la Edad del Hierro. La cultura de los kurganes se divide, arqueológicamente, en varias subculturas como las de escitas, sármatas, hunos y kipchak.

La arqueóloga Marija Gimbutas propuso la hipótesis de que el primer pueblo en utilizar este tipo de tumba sería protoindoeuropeo y hablaría la lengua madre. Cuando empezaron a dispersarse, estas tribus ya conocían la metalurgia del cobre y la domesticación del caballo. Los túmulos, son de medidas variables, desde 7 a 8 metros de diámetro, por 2 metros de alto, hasta tamaños tan considerables como los 500 metros de diámetro de base para los kurganes de Siberia, por 20 metros de alto, y los 350 metros de base, por 76 metros de alto para el Mausoleo de Qin Shi Huang.

A veces son estructuras muy complejas, con divisiones del espacio y cámaras internas, que conforman una macro-tumba con diferentes salas. En la cámara mortuoria, en el centro de la estructura, se enterraban miembros de la élite dirigente con ajuares y ofrendas rituales, con frecuencia, caballos y carros, pero también vasijas, armas, etc.

Por esas mismas fechas, la rueda habría llegado a la estepa procedente de Mesopotamia[1], y pronto el caballo comenzó a sustituir al buey en las carretas de carga. La trascendencia de este cambio fue tal que en poco tiempo se había difundido a todos los pueblos que conocían el caballo. De ahí a emplearlo también en sus carros de guerra solo había un paso, que dieron en cuanto se percataron de la superioridad que ello les confería sobre sus pueblos vecinos. Restos de un carro de guerra aparecen ya en las culturas de Tepe Hissar (Turkestán) y en los kurganes del Volga.

Todos estos pueblos poseían una avanzada metalurgia que habían aplicado a su armamento. Sus carros, que llamaban ratha ("rueda") eran más ligeros que los mesopotámicos y de un solo eje, de aproximadamente 1,60 m de longitud y a solo medio metro del suelo. Dicho eje era solidario de la caja y no de las ruedas, que tampoco eran macizas como las sumerias, sino que solían tener cuatro radios y una pina maciza, sujeta al eje por un pasador. Más tarde el número de radios aumentaría a seis, ocho e, incluso, diez. Las llantas eran de bronce, lo que les confería una gran resistencia. El diámetro total oscilaba en torno a 0,75 cm. La caja (kosa), abierta por detrás, solía ser de mimbre (aqueos, celtas) o de madera y cuero (hititas, mitanios, hicsos). La tracción consistía en una larga vara de 2,40 m de longitud rematada con otra transversal a la que iban sujetos dos caballos mediante collares similares a los empleados anteriormente con los bueyes y que no resultaban apropiados debido a las diferencias anatómicas entre bovinos y équidos. Pese a ello, este atalaje perviviría hasta el Imperio romano. Incluso cuando adoptaron la triga y la cuadriga, nunca duplicaron las varas, por lo que el esfuerzo de tracción de los caballos laterales era muy escaso.

Respecto al freno de embocadura, es probable que al principio se adoptasen las mismas anillas en los ollares y/o labios que se empleaban en los onagros mesopotámicos. Sin embargo muy pronto debieron sustituirse por trozos de cuero o madera y, finalmente, por filetes rígidos de bronce. Hacia 1900 AC se empleaban ya bocados articulados que jugaban en camas de hueso labrado, con tres orificios para sujetar los frenos, los montantes y las riendas. Los restos más antiguos se encontraron en Stalingrado y pertenecen a la cultura de Timber Grave. Los caballos aún no se herraban, pero esto no presentaba ningún inconveniente, ya que las investigaciones genéticas sobre el tarpán han demostrado que fue precisamente la herradura la responsable de la pérdida de la dureza primitiva de los cascos.

Al igual que las carretas sumerias, los carros de guerra indoeuropeos transportaban dos tripulantes, pero ahora el guerrero (savyastha) lleva una panoplia más completa que incluía una lanza y un arco compuesto, además de los venablos. Iba sentado a la izquierda del carro, mientras que el auriga (sthart) iba de pie a su derecha.

Las invasiones

La revolución ecuestre coincidió con un empeoramiento climático y una sequía que empujó a los pueblos de las estepas a desplazarse en busca de pastos. Al principio lo hicieron tímidamente, en expediciones de tanteo, pero al comprobar su manifiesta superioridad sobre los pueblos vecinos, comenzaron una arrolladora invasión. A bordo de sus formidables máquinas de guerra, estos pueblos protagonizaron entre 1800 AC y 1600 AC una colosal aventura que cambió para siempre el aspecto político del mundo entonces conocido. Los teucros y los dánaos invadieron la costa occidental de Anatolia, aprovechando la nula vocación marinera de los hititas, que habían atravesado el Cáucaso y creado un poderoso reino en Capadocia. Los hurritas fundaron Mitanni, entre las actuales Siria y norte de Irak. Los kasitas asolaron Mesopotamia, pero fueron rechazados por los babilonios. Medos y persas invadieron Irán, pero con caballos mongoles eumétricos que acusaban siglos de continuados cruces con el tarpán.

Un conglomerado de hititas y hurritas saquearon Siria y Palestina y, aliados a algunas tribus cananeas como la de los habiru[2], se presentaron a las puertas de Egipto en 1730 AC. Su caballería desmanteló con facilidad las formaciones de infantería egipcia (mesha) y se establecieron en el delta del Nilo, donde fundaron su capital, Avaris. Durante doscientos años sojuzgaron Egipto y pasaron a la historia como hicsos (de hika-sheshaut: reyes pastores). Las descripciones egipcias están impregnadas del espanto que produjo en el país del Nilo aquel torbellino de caballos, carros y polvo que se precipitó sobre su ejército.

En Europa, varios pueblos precélticos (goidelos, ambrones, ligures e ilirios) aprovecharon el valle del Danubio para dispersarse por las llanuras húngaras y el Alto Elba. Sin embargo, la resistencia que encontraron a su avance fue mayor que en Asia, por lo que cuando se asentaron en Germania y en las Galias, eran ya un pueblo de jinetes. Simultáneamente, sármatas, escitas y cimerios se asentaron en las estepas meridionales de Rusia, a orillas del Mar Negro. Los aqueos saltaron de Capadocia a la península Balcánica, extendiéndose por Tracia, Macedonia y Tesalia. Finalmente se establecieron en la Argólida, donde fundaron su capital, Micenas, tras imponerse a los pelasgos. Desde allí invadieron Creta, acabando con la talasocracia minoica.

En Extremo Oriente, los tocarios avanzaron desde la meseta de Pamir hasta Mongolia. Los chinos les llamaron yue-tché y fueron los encargados de introducir el nomadismo entre las tribus mongolas, enseñándoles el uso del carro de guerra y la domesticación del caballo. Aunque algunos autores los identificaron con los hiung-nu, las crónicas les describen como velludos y de gran nariz, rasgos que no se corresponden con los de ninguna tribu mongola. Derrotados por los verdaderos hunos en el siglo III, tuvieron que retirarse hacia el noroeste de la India, donde fundaron los reinos de Saka y Kushana.

Los arios (cuyo nombre se haría extensible al resto) destruyeron la cultura del Indo y empujaron a los drávidas al sur de la India. En el subcontinente se empleaban ya carretas tiradas por bueyes en esa época pero no como armas de guerra, por lo que su infantería fue barrida fácilmente. La importante transformación operada en aquel país culminó con el propio nombre de India, que proviene del dios Indra traído por los invasores. Las modernas excavaciones de Mohenjo Daro y Harappa muestran la estela de muerte y desolación que dejaron a su paso, recogida tanto en el Rigveda como en el Avesta. En los tres tomos de este último que se conservan de los veintitrés originales, se describe como Yima, rey de los arios impulsó a los suyos para conquistar Irán, India, Anatolia y Europa, gracias al poder que les conferían sus caballos domesticados frente a los pueblos que solo conocían el asno. Las descripciones de sus caballos los muestran como típicamente mongoles, con capa de color bayo y el vientre más claro, algo lógico si tenemos en cuenta que los arios provenían del lago Baikal, donde esta especie se impuso sobre la tarpánica. Preferían uncir yeguas a sus carros, por ser más dóciles que los sementales a los que no castraban.

En menos de doscientos años, todas las grandes civilizaciones existentes habían caído en poder de los pueblos de las estepas: Babilonia, Egipto, Creta y la India. Ningún ejército de entonces, ni siquiera el sumerio también armado con carros, pudo hacer frente a la velocidad y la potencia de las cargas de los caballos esteparios. Si en México los escasos ejemplares que llevaban los conquistadores causaron estragos entre las nutridas filas de aguerridos aztecas, podemos imaginar el efecto estremecedor que causaría una masa de carros lanzados al galope, mientras su tripulación lanzaba una lluvia de flechas y jabalinas sobre las exiguas formaciones de la Edad del Bronce, integradas por simples campesinos que no habrían visto un caballo en su vida. De hecho, la aparición del caballo tuvo también un impacto cultural, al sustituirse el culto ancestral a la diosa madre por una compleja cosmogonía protagonizada por los nuevos dioses guerreros.

El elevado coste de fabricación del carro de guerra y su armamento, así como la complejidad inherente al adiestramiento de las tripulaciones y al cuidado de las bestias contribuyó a acentuar las diferencias sociales en el seno de estas sociedades, anteriormente igualitarias. Como consecuencia, apareció una reducida casta aristocrática de soldados profesionales pagados con tierras conquistadas, acabando así con la igualdad social de las civilizaciones fluviales calcolíticas. Por tanto, puede afirmarse que, mientras que el nacimiento de la caballería sin caballos había sido determinante en la aparición del primer ejército permanente, la caballería a caballo lo fue de la profesionalización de este.

Al final de este periodo, el caballo se había extendido desde sus reductos siberianos hasta Europa meridional, Anatolia, Mesopotamia, Egipto, Irán, China y la India. Más al Este, el estrecho de Bering, deshelado desde milenios atrás, impidió el retorno del caballo al continente americano que le había visto nacer, hasta que lo llevaran los españoles en el siglo XV.

En la siguiente imagen puede verse la expansión actual de las lenguas indoeuropeas. A las nueve representadas habría que sumarles la tocaria de Sinkiang, la hurrita del Cáucaso y la hitita de Anatolia, hoy día extintas. El orden de la leyenda corresponde a la antigüedad del primer vestigio de escritura en cada una de ellas.

Mapa de la expansión de las lenguas indoeuropeas.png Griego
Indoiranio
Romance
Céltico
Germánico
Armenio
Báltico
Eslavo
Albanés
Extensión actual de las lenguas indoeuropeas

Mitanni

Los hurritas asentados al norte de Mesopotamia, en la región del lago Van (Nahanina), consiguieron una preponderancia sobre sus estados vecinos gracias a la superioridad de su técnica bélica. Íntimamente relacionados con los arios que invadieron la India, compartían con ellos no solo sus nombres y topónimos, sino también el nombre de sus dividinades: Mitrasil, Arunasil e Indar. Sus aristócratas se conocían como mariyannu y eran famosos por sus carreras de carros, idénticas a las descritas en el Rig Veda. También sus caballos eran del tipo ario eumétrico-rectilíneo. Se ha conservado un tratado sobre el entrenamiento de caballos para los carros de Kikkuli.

En el apogeo de su poder (siglo XV), Shaushtatar llegó a saquear Assur, llevándose las puertas doradas del palacio real a Washshukanni e imponiendo un severo tributo a los asirios.

Coincidiendo con el reinado de Akenatón en Egipto, Tushratta de Mitanni y Suppiluliuma de Hatti se enzarzaron en un conflicto que debilitó considerablemente al primero, lo que permitió a Asur-Uballit I restablecer la independencia de Asiria.

En 1270 AC Mitanni fue conquistada por Salmanasar I, transformándose en la provincia asiria de Hanigalbat. El sector más occidental fue ocupado primero por los hititas y después por los frigios, antes de pasar definitivamente a manos arameas.

Hatti

Coincidiendo con la revolución religiosa implantada por Amenofis IV, que cambió su nombre por el de Akhenatón en honor de su nuevo y único dios, en Anatolia llegaba a su apogeo el Imperio hitita. Las principales fuentes sobre este imperio son el Rescripto de Telepinu (hacia 1600 AC), el Testamento político de Hattusil, los Anales de Subiluliuma y la Biografía de Hattusil III. Eran uno de los pueblos indoeuropeos que habían participado en las grandes migraciones hacia 1800 AC y llegaron allí procedentes del Cáucaso. Aunque alcanzaron un poderío militar sin precedentes, este nunca fue acompañado por un esplendor cultural similar al de las otras civilizaciones contemporáneas. Constituye una excepción la metalurgia del hierro, en la que se adelantaron trescientos años al resto, gracias a que supieron mantener "férreamente" su secreto. No obstante el hierro era por entonces tan escaso que cada pieza equivalía a 5 de oro, 40 de plata o 2000 de cobre, y aunque la mayoría se extraía en torno al lago Van, les resultó fácil monopolizar la producción tras derrotar a los mitanios.

Al contrario que en Egipto, sus caballos arios proliferaron extraordinariamente gracias a los pastos cilicios, llegando su fama incluso hasta tiempos de Herodoto. Resultaban realmente caros, ya que cada uno costaba el doble que un buey, es decir, 300 gramos de plata. Mucho después de la desaparición del Imperio, darían origen al caballo árabe. Los hititas redactaron los dos textos de hipología más famosos el mundo antiguo: un tratado de veterinaria encontrado en las ruinas de Ugarit, y un detallado reglamento de doma para caballos de guerra firmado por Kikuli de Mitanni, caballerizo mayor del rey Subiluliuma hallado en la antigua capital Hattusas, hoy Bogaz Koi.

Con los hititas la caballería alcanzó su máximo esplendor, convirtiéndose en un arma brillante y efectiva, aunque costosa. Sus carros eran la base de su ejército, empleándolos en masa y por sorpresa, gracias a desplazamientos nocturnos. Los hicieron más ligeros que los mesopotámicos, aunque incorporaron a un tercer tripulante, el bracero: sujetándose en las anillas traseras, servía de apoyo al auriga y al guerrero, favoreciendo su estabilidad en las maniobras más cerradas. Cada guerrero sufragaba el coste del carro, de los caballos y del propio auriga, lo que restringía también esos puestos a la aristocracia. El rey les recompensaba sus servicios prestados concediéndoles tierras, que pasaban a sus herederos al igual que sus carros. Los jefes de escuadrón, conocidos como shakrumash, también pasaban este cargo a sus hijos, independientemente de su valía. Constituían el núcleo del ejército, pero también de la política y la administración.

En los palacios hititas se almacenaba y reparaba todo el material de guerra de las unidades de caballería que, no solo tenían su plantilla cubierta permanentemente, sino que disponían de hombres y caballos de refresco para cubrir las bajas. Hombres y caballos usaban peto de cuero, completándolo los primeros con casco y armamento convencional.

En 1594 AC la caballería hitita abandonaba por primera vez su territorio para ayudar a los kasitas en la conquista de Babilonia. Durante el reinado de Subiluliuma alcanzó verdadera proyección histórica al cruzar el Éufrates y conquistar el reino de Mitanni (1370 AC). Posteriormente este se convertiría en un estado vasallo al casar al príncipe heredero Matiwaza con una hija del soberano hitita. Desde Mitanni, los hititas invadieron Siria, Karkemish y Alepo, entrando en el área de influencia egipcia. Al morir asesinado Tutankamón, su viuda Ankhesenamón solicitó a Subiluliuma la mano de uno de sus hijos, pero este también fue asesinado por el camino.

El enfrentamiento entre hititas y egipcios era previsible, pero se retrasó hasta 1274 AC, bajo el reinado de Muwatali. En Egipto gobernaba desde hacía seis años Ramsés II, quien se había encontrado con un ejército poderoso y bien adiestrado tras las reformas de sus antecesores Ramsés I y Seti. La batalla se dio en la plaza de Kadesh[3], un nudo importantísimo de comunicaciones, donde se encontraban de un lado las caravanas que unían Fenicia con Mesopotamia a través de Palmira y las que unían el Mar Rojo con el Imperio hitita vía Damasco. Kadesh está considerada la primera batalla de importancia estratégica de la historia, por cuanto es la primera en la que se enfrentan dos grandes imperios por la posesión de los puertos mediterráneos en los que desembocan las rutas caravaneras que proceden del Indo. Pero es, además, la primera en la que se enfrentan dos ejércitos regulares con unidades de caballería a caballo.

Parece actualmente probado que contingentes hititas tomaron parte activa en la defensa de Troya. Poco después, el Imperio sucubía ante la nueva oleada indoeuropea conocida como los pueblos del mar. Aunque Tudhaliya IV y Arnuanda II hicieron cuanto estuvo en su mano por contenerlos en la costa occidental de Asia Menor, el Imperio corrió finalmente la misma suerte que Troya, al ser derrotado su último soberano Arnaunta por los mushki (frigios), una tribu indoeuropea procedente del lago Van que conocía también el secreto de la metalurgia del hierro. En 1175 AC Hattusas era pasto de las llamas y el Imperio se fraccionaba en varios principados neohititas que sobrevivieron hasta la conquista asiria, mientras que la costa occidental era colonizada por los dorios, jonios y eolios. Las famosas yeguadas hititas fueron saqueadas por los filisteos, que se llevaron muchos ejemplares con ellos hasta Canaán, tal y como relata la Biblia.

El declive semita

Asiria

Ya se ha visto cómo Asiria recuperó su independencia hacia 1350 aprovechando el declive de Mitanni, y cómo Assur-Uballit I conquistó Hanigalbat. En 1333 AC derrocó también al monarca usurpador de Karduniash (la Babilonia casita) y entronizó a su nieto.

Adad Nirari I trasladó la capital a Kalhu (la bíblica Nimrud) y extendió el Imperio hacia Karkemish, a costa de territorios hititas y hurritas.

Salmanasar conquistó el reino hurrita de Urartu y la región occidental de Mitanni, que desapareció como Estado independiente.

Su sucesor Tikulti-Ninurta derrotó a los hititas en Nahariya y luego conquistó Babilonia en 1225 AC, antes de ser asesinado por sus propios hijos.

Tiglatpileser I consiguió repeler a los mushki (frigios) que habían destruido Hatti y expulsó a los babilonios de Nabucodonosor. Posteriormente acometió diversas campañas contra los principados neohititas y contra los fenicios. Sus sucesores hicieron frente a los arameos y conquistaron Babilonia. Posteriormente, Asiria se colapsó debido a una guerra civil, perdió todas sus conquistas y tuvo que replegarse para defenderse de frigios, urarteos, babilonios y arameos, lo que agravó su habitual resentimiento hacia los extranjeros.

Babilonia

Tras el saqueo de Babilonia llevado a cabo por los hititas en 1595 AC, el sur de Mesopotamia fue conquistado por los kasitas, un pueblo procedente del Luristán iraní y que, por tanto, podría ser indoeuropeo. Los kasitas constituían la elite social y el núcleo del ejército, cuyo grueso seguía compuesto por semitas. No se ha conservado ningún rasgo cultural de este pueblo, pues adoptó la lengua sumeria-acadia y, progresivamente, se fue diluyendo en el sustrato indígena.

A nivel interno, los kasitas impusieron la paz en el territorio, propiciando una gran prosperidad económica. Sin embargo, la rivalidad con Mitanni condicionó su política exterior y sus relaciones comerciales. Al ser asesinado Kara-Hardash, el reino fue invadido por Asuruballit I de Asiria, quien instauró al nieto de ambos, Kurigalzu II. Desde entonces, los asirios continuaron interviniendo en el reino hasta que la invasión de los pueblos del mar les obligó a replegarse a sus fronteras naturales. Casi simultáneamente, Babilonia fue invadida por Elam en 1155 AC.

Referencias

Notas

  1. Según Hancar esta fecha habría que adelantarla hasta 3000 AC con la cultura de Tripolje, pero este punto no ha sido aceptado por otros especialistas en la cultura danubiana.
  2. Identificados por algunos autores como protohebreos.
  3. Excavada por varios arqueólogos, entre los que destacan M.J. Garstang en 1929.

Bibliografía

  • Bosch Gimpera, P. Les indo-europeens. Payot. 1961.
  • Cassin, Elena. "El fin del segundo milenio". Historia Universal, vol. 3. Siglo XXI. 1970.
  • Gimbutas, Marija. Bronze age cultures in central and Eastern Europe. Walter de Gruyter. 1965.
  • Gordon Childe, Vere. Los orígenes de la civilización. Fondo de Cultura Económica de España. 1996.
  • Hrozny, Bedrich. L’entrainement des chevaux chez les anciens indo-européens. Archiv Orientalni. 1931.
  • Jettmar, Karl. Estepas euroasiáticas. Seix Barral. 1965.
  • Keller, Werner. Y la Biblia tenía razón. Benei Noaj. 1959.
  • Lión Valderrábano, Raúl.
    • El caballo y su origen. Institución cultural de Cantabria. 1970.
    • La caballería en la historia militar. Academia de Caballería. 1979.
  • Mallory, James Patrick. "Andronovo Culture", Encyclopedia of Indo-European Culture. Fitzroy Dearborn. 1997.
  • Montenegro Duque, Ángel et al.
    • El Imperio hitita. Moretón. 1972.
    • "Antiguos imperios orientales". Historia Universal, vol. 2. Nájera. 1990.
  • Quesada Sanz, Fernando. "Carros en el antiguo Mediterráneo: de los orígenes a Roma". Historia del carruaje en España. Fomento de Construcciones y Contratas. 2005.
  • Scortecci, Giuseppe et al. Los animales. Vergara. 1965.

Webgrafía

Navegación

ARTÍCULO ANTERIOR ÍNDICE ARTÍCULO SIGUIENTE
La caballería sin caballos Operaciones de la Edad Antigua La caballería en Egipto