Diferencia entre revisiones de «Ejército de Fernando V»

De Caballipedia
Saltar a: navegación, buscar
m (Texto reemplazado: «class="wikitable sortable" align="center"» por «class="wikitable sortable" style="margin: auto;"»)
m (Texto reemplazado: « | » por « | »)
Línea 137: Línea 137:
 
! ARTÍCULO SIGUIENTE
 
! ARTÍCULO SIGUIENTE
 
|-
 
|-
|  
+
|
 
| [[:Categoría:Orgánica del ejército metropolitano|Orgánica del Ejército]]
 
| [[:Categoría:Orgánica del ejército metropolitano|Orgánica del Ejército]]
 
| [[Ejército de Carlos I]]
 
| [[Ejército de Carlos I]]

Revisión del 21:08 9 sep 2019

Siglo XV

1475

Tradicionalmente se considera al reino de Hispania como el más antiguo de Europa, ya que el emperador Honorio entregó en foedus las provincias de Tarraconense y Aquitania al rey visigodo Walia en 418, a cambio de que expulsara a los suevos de Gallaecia, a los vándalos de Bética y a los alanos de Lusitania. Hasta 481 Clodoveo no fundaría Francia, donde se mantuvo durante toda la Edad Media una continuidad dinástica que se vería interrumpida en Hispania por la invasión musulmana. La unidad del reino se considera restaurada desde la firma de la concordia de Segovia, el 15 de enero de 1475. Ese año, Isabel era reina propietaria de Castilla y de León, mientras que Fernando solo era titular de Sicilia, pues no heredaría la corona de Aragón hasta el fallecimiento de Juan II en 1479. Por lo tanto, Sicilia ya era española antes que Granada, Navarra, Canarias, Ceuta o Melilla. Este hecho resulta crucial para comprender la política exterior de los Reyes Católicos durante la segunda fase de su reinado.

Organización territorial 1479

Aunque dicha concordia se firmó en pleno Renacimiento, las huestes de ambos monarcas conservaban características medievales:

  • La Guardia Real: 300 lanzas que prestaban seguridad a los monarcas;
  • La caballería del acostamiento: compuesta por los vasallos reales, obligados al servicio a cambio de ser investidos con un predio;
  • Las milicias concejiles: integrada por caballeros hijosdalgo y peones campesinos o villanos;
  • Las órdenes militares: dependientes de la Iglesia, actuaba con gran autonomía de la Corona;
  • Las mesnadas feudales: aportadas por los nobles solo cuando beneficiaba a sus propios intereses y a cambio de prebendas;

Durante la guerra de Sucesión Castellana (1475-1479) se incrementó la Guardia Real hasta los 3.600 caballeros.

1476

Al objeto de garantizar la paz y el comercio en sus reinos, el 19 de abril de 1476 los reyes encargaron al contador mayor Alonso de Quintanilla que organizase la Santa Hermandad. Pese a las ilustraciones idealizadas de Clonard que tanto influyeron en sus epígonos, no era una unidad de infantería, ya que los concejos prorrateaban el coste de un jinete (caballería ligera) por cada cien vecinos y el de un hombre de armas (caballería pesada) por cada ciento cincuenta. Lejos de ser una unidad permanente, esta especie de milicia solo era movilizada cuando se estimaba necesario, generalmente unos noventa días al año. Solo en un sentido muy laxo podría considerarse un antecedente lejano de la Guardia Civil, pero sin la continuidad histórica que algunos autores se empeñan en atribuirle.

Tuvo como misión fundamental la seguridad interior de los reinos pero, además, se le encomendó la confección de un censo de hombres en edad de combatir que servirá como base para la leva de 1502.

1493

Los limitados resultados bélicos que obtiene la Santa Hermandad durante la guerra de Granada convencen a Fernando V de Trastámara de desistir de su idea de convertirla en el embrión del Ejército Metropolitano permanente. En su lugar, decide reemplazarla por las Guardas de Castilla, unidad de caballería pesada creada el 2 de mayo de 1493 a imagen y semejanza de la Gendarmerie française[1].

Sus veinticinco compañías totalizaban dos mil quinientas lanzas, el equivalente a una brigada de caballería actual, por lo que pueden considerarse la primera gran unidad profesional del Ejército español. Una de sus compañías permaneció en la corte como escolta real al mando de capitanes de la familia Luna, de ahí que fuera conocida como la Compañía de los Continos. Otras cuatro compañías fueron destinadas a la Capitanía General de Granada, la primera creada en los reinos hispánicos. Su primer titular fue el conde de Tendilla, alcaide vitalicio de la Alhambra.

1495

Gonzalo Fernández de Córdoba invadió Nápoles al mando de siete compañías de las Guardas de Castilla y seis mil peones.

1498

En 1498 se disolvió la Santa Hermandad, nada más regresar de Nápoles su primer y único contingente expedicionario.

1500

El ataque otomano a la plaza veneciana de Modón impulsó a Fernando V de Trastámara a reclutar un nuevo contingente de 8.000 jinetes y peones que, al mando del Gran Capitán para participar en la expedición a Cefalonia en 1500.

Siglo XVI

1501

Una vez rendida Cefalonia, el Gran Capitán regresa a Nápoles en 1501 para asegurar el dominio del territorio asignado a España en el tratado secreto de Chambord-Granada. Cuenta solo con 3.600 peones, que tuvieron que ser reforzados desde España a finales de año.

1503

En la ordenanza de 1503 el rey asumió por primera vez el mando supremo de todo el ejército sin interferencias de la nobleza ni los concejos. En la leva efectuada este año para participar en la segunda guerra de Nápoles, se armó por primera vez a los peones con una pica copiada a los suizos. En el estado de fuerzas se les designó por primera vez como infantería de ordenança. Además, disminuyó progresivamente el número de ballesteros en beneficio de los espingarderos. Estos últimos eran una aportación genuinamente española, gracias a la introducción en al Ándalus de la pólvora china.

La novedosa combinación de ambas armas con la incipiente artillería, la caballería pesada y el apoyo logístico proporcionado por la Armada permitiría al Gran Capitán derrotar a los franceses en la batalla de Ceriñola y en Garellano, asegurándole a España el control del sur de Italia durante doscientos años. En estas batallas la infantería se organizó por primera vez en colunelas de dos mil efectivos.

1504

Finalizada la campaña en 1504, el Gran Capitán quedó como primer virrey de Nápoles y la mayor parte del Ejército de Italia regresó a la península Ibérica para disolverse, a fin de ahorrarle a la corona el importe de la soldada[2] y a las villas el alojamiento, el sustento y los desmanes de la tropa.

1509

Para la conquista de Orán de 1509 se reunió en Málaga y Cartagena el Ejército de África: 11.252 infantes que se puso al mando de Pedro Navarro.

1510

En 1510, el Ejército de África tomó las plazas de Bugía y Trípoli.

1511

Tras el desastre de los Gelves, los mil quinientos supervivientes del ejército de África desembarcaron en Nápoles, desde donde marcharon a Emilia-Romaña para reforzar al Ejército de Italia durante la guerra de la Liga de Cambrai.

1512

El 11 de abril de 1512 el Ejército de Italia, al mando de Ramón Cardona, fue masacrado en la batalla de Ravena, donde murieron muchos coroneles y capitanes, incluyendo a Zamudio. Pedro Navarro fue capturado.

1513

Una vez firmada la tregua con Francia, las colunelas supervivientes fueron desmovilizadas, para ahorrarle a la Corona los costes de la soldada y a las villas que las alojaban los excesos de unas tropas desocupadas. Antes que afrontar un futuro incierto en España, muchos infantes licenciados prefirieron embarcarse hacia América, capitulando la titularidad de las tierras conquistadas a cambio de una parte del botín. Otros se alistaron como mercenarios en los ejércitos de Roma, Venecia o, incluso, Francia. Por este motivo, en la sangrienta batalla de Marignano se enfrentaron compañías de infantería española asalariadas de Francia y Venecia, por un lado; y de Suiza y Milán por otro.

Tabla resumen

En la siguiente tabla se expone la evolución de los primeros ejércitos del Imperio español que combatieron en el viejo continente. Los desplegados en América y Extremo Oriente se estudian de forma diacrónica en la categoría Orgánica del ejército ultramarino:

EJÉRCITO PRIMER JEFE INICIO FINAL
Ejército Metropolitano Pedro Fernández de Velasco y Manrique de Lara, II conde de Haro, I condestable de Castilla 1473 1492
Bernardino Fernández de Velasco y Mendoza, I duque de Frías, III conde de Haro, II condestable de Castilla 1492 1503
Fadrique Álvarez de Toledo y Enríquez, II duque de Alba, II marqués de Coria, II conde de Salvatierra y I de Piedrahita 1503 1503
Bernardino Fernández de Velasco y Mendoza, I duque de Frías, III conde de Haro, II condestable de Castilla 1503 1512
Fadrique Álvarez de Toledo y Enríquez, II duque de Alba, II marqués de Coria, II conde de Salvatierra y I de Piedrahita 1512 1512
Íñigo Fernández de Velasco y Mendoza, II duque de Frías, IV conde de Haro, III condestable de Castilla 1512 >>
Ejército de África Juan Rejón 1478 1496
Pedro de Estopiñán 1497 1497
Pedro Navarro 1509 1512
Ejército de Italia Gonzalo Fernández de Córdoba, duque de Sessa y Terranova, Gran Capitán 1494 1507
Juan de Ribagorza, II conde de Ribagorza 1507 1509
Ramón Folc de Cardona-Anglesola, conde de Albento 1509 >>

Referencias

Notas

  1. Clonard afirmaba haber visto el documento fundacional de las Guardas,pero que no ha vuelto a encontrarse. Según Ladero Quesada, esa fecha habría que retrasarla a 1495, cuando se experimenta un aumento real en el gasto y se producen las primeras innovaciones militares con ocasión de la campaña de Nápoles.
  2. La guerra había costado 400 millones de maravedíes

Bibliografía

  • Martínez Ruiz, Enrique: Los soldados del rey. Los ejércitos de la Monarquía Hispánica (1480-1700). Actas, 2008.
  • O'Donnell, Hugo (coord.). Historia Militar de España. Laberinto.
    • Tomo II: "Edad Media". 2012.
    • Tomo III: "Edad Moderna", V2: "El escenario europeo". 2013.

Webgrafía

Navegación

ARTÍCULO ANTERIOR ÍNDICE ARTÍCULO SIGUIENTE
Orgánica del Ejército Ejército de Carlos I