Caballería de Nueva Granada

De Caballipedia
Revisión del 16:20 11 sep 2019 de Fmoglop (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «[[Categoría:Orgánica de» por «[[Categoría:Orgánica]] [[Categoría:Orgánica de»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Introducción

La tradicional división de las posesiones americanas en dos virreinatos se demuestra bastante ineficaz, por la desproporción existente entre ambos territorios. Para subsanarlo, en 1717 se segregan del Perú varias provincias que conforman el territorio de Nueva Granada y posteriormente constituirán el moderno estado de Colombia:

  • Santa Fe de Bogotá
  • Cartagena
  • Santa Marta
  • Popayán
  • Chocó

Además se le incorporan varias provincias que, anteriormente dependían de las Audiencia de Santo Domingo y Lima, y que posteriormente constituirían otros dos estados:

  • Venezuela:
  • Maracaibo
  • Caracas
  • Antioquía
  • Cumaná
  • Trinidad
  • Margarita
  • Guayana
  • Ecuador
  • Quito
  • Guayaquil


En 1723, a instancias del virrey Villalonga, se vuelve a la situación anterior, pero finalmente el nuevo virreinato es restablecido en 1739, ante la amenaza de guerra con Gran Bretaña, adjudicándosele además los siguientes territorios de la Audiencia de Panamá:

  • Portobelo
  • Veragua
  • Darién

Pronto se comprueba que este sistema no es viable, por lo que en 1742 la provincia de Venezuela se convierte en una capitanía general autónoma, aunque dependiente de la audiencia de Santo Domingo, hasta que en 1786 se funda la de Caracas.

Colombia

Felipe V

La primera unidad de dotación en el virreinato fue la compañía de caballería de la guardia, formada por:

  • 1 capitán
  • 1 teniente
  • 1 alférez
  • 22 soldados

El virrey Villalonga aumenta su plantilla hasta las 30 plazas, y Messía de la Cerda hasta las 55.

Carlos III

En 1784 se crea el Regimiento de Milicias Disciplinadas de Caballería de Santa Fe, con 12 compañías y la siguiente plantilla:

CADA COMPAÑÍA PLAZAS PLANA MAYOR PLAZAS
Capitán 1 Coronel (con cía.) 0
Teniente 1 Sargento mayor 1
Alférez 1 Ayudante mayor 1
Sargento 2 Portaestandarte 2
Cabo 4 Timbalero 1
Carabinero 4 Trompeta 4
Soldado 40  
Subtotal 53 Subtotal 9
12 COMPAÑÍAS 636 TOTAL CUERPO 645

En la provincia de Cartagena se crea ese mismo año el Escuadrón de Dragones Montados de Corozal, con 2 compañías de milicianos a 100 plazas y la siguiente distribución:

Carlos IV

En 1794, siguiendo lo estipulado en el Reglamento para las Milicias del Nuevo Reino de Granada, se disuelven todas las unidades del virreinato, excepto el Escuadrón de Dragones de Corozal, que por entonces tenía unos 200 hombres. En el mismo reglamento se dispone la formación de otro escuadrón a 4 compañías en Guayaquil. Ambos tienen la siguiente plantilla, además de una plana mayor reducida con sargento mayor, ayudante y portaguión:

  • 1 capitán
  • 1 teniente
  • 1 alférez
  • 2 sargentos
  • 4 cabos
  • 1 tambor
  • 4 granaderos
  • 39 soldados

Además, ese año se forman otras 2 compañías sueltas en el extremo oriental de la costa del virreinato, concretamente en las riberas del río Hacha y en Moreno, con la siguiente plantilla:

  • 1 capitán
  • 1 teniente
  • 1 subteniente
  • 1 sargento primero
  • 2 sargentos segundos
  • 6 cabos primeros
  • 6 cabos segundos
  • 1 tambor
  • 84 soldados

En 1796 el virrey Ezpeleta reduce la compañía de guardias hasta dejarla con 34 plazas.

Ecuador

Carlos III

En 1776 se crea el Regimiento de Dragones Milicianos de Guayaquil, con 12 compañías y la siguiente plantilla:

CADA COMPAÑÍA PLAZAS PLANA MAYOR PLAZAS
Capitán 1 Coronel (con cía.) 0
Teniente 1 Teniente coronel (con cía.) 0
Subteniente 1 Sargento mayor 1
Sargento primero 1 Ayudante 2
Sargento segundo 1 Capellán 1
Cabo primero 2 Cirujano 1
Cabo segundo 2 Trompeta 4
Granadero 4  
Soldado 40  
Subtotal 53 Subtotal 9
12 COMPAÑÍAS 636 TOTAL CUERPO 645

En 1783, a propuesta del gobernador de Guayaquil, D. Ramón de León Pizarro, se reforma este regimiento, subsistiendo como compañías sueltas con la siguiente plantilla:

En Quito existe por entonces otro regimiento de milicianos con 3 escuadrones de 3 compañías a 50 plazas, pero tan ineficaz como el resto.

Venezuela

Siglo XVII

En 1687 se forma en Isla Margarita (Venezuela) una compañía de milicias a caballo, con 50 hombres, todos ellos sin sueldo, incluidos los oficiales.

Felipe V

En 1728 se aumenta la plantilla de la compañía de caballería miliciana de Isla Margarita hasta los 200 hombres y se concede a los tres oficiales un sueldo equivalente al de una plaza sencilla de infantería. Sin embargo la sequía permanente produce una falta de pastos que impide mantener adecuadamente a todos los caballos de la compañía, por lo que en 1749 su número desciende a 20. Ante esta situación, el gobernador solicita a la Península un aumento de la guarnición, que no llegaría hasta 1776, bajo el reinado de Carlos III.

En la revista de 24 de julio de 1729 aparece en la ciudad de Maracaibo una compañía de milicias a caballo con la siguiente plantilla:

  • 1 capitán
  • 1 teniente
  • 1 alférez
  • 1 sargento
  • 1 trompeta
  • 36 soldados


Fernando VI

Durante los siglos XVI y XVII los territorios comprendidos en la actual Venezuela se encuentran bajo la autoridad del virrey de Nueva España, a través de la audiencia de Santo Domingo. No obstante, gozan de una gran autonomía, debido a sus fáciles comunicaciones con la metrópoli. A comienzos del siglo XVIII comprenden las siguientes provincias:

  • Caracas o Venezuela
  • Maracaibo
  • Cumaná o Nueva Andalucía
  • Guayana
  • Isla de Trinidad
  • Isla Margarita

Pese a encontrarse en el litoral atlántico y no en el pacífico, no se encuentran bien defendidos, quedando esta labor en manos de unas milicias tan ineficaces como las del resto de virreinatos. Como fuerzas de dotación, solo cuenta con 4 piquetes de caballería que habían llegado a La Guaira (enclave costero frente a Caracas) en 1749 procedentes de Cádiz, para sofocar una insurrección indígena. Gracias a un estado de fuerza del 12 de 1750 sabemos su composición teórica:

REGIMIENTO GUARNICIÓN CAP TTE STTE SGTO CABO TROM SDO TOTAL
Borbón Minerva 1       3 1 22 27
Malta Águila 1 1   1 3   19 24
Alcántara Georgina 1 1   1 3   21 26
Granada St. Joseph 1   1 1 3   21 26
TOTAL   4 2 1 3 12 1 83 103

Sin embargo, en abril la deserción ya había hecho mella en estos piquetes, aún antes de que entraran en campaña:

  • Borbón: 5
  • Malta: 8
  • Alcántara: 12
  • Granada: 8

Al año siguiente embarca en Cádiz un nuevo contingente, al mando de D. Felipe Ricardos, que sustituye a Arriaga como gobernador de Caracas. Aunque no lleva jinetes de refuerzo, gracias al indulto que concede el 4 de julio, se recuperan muchos de estos desertores, con lo que los 4 piquetes vuelven a estar casi al completo de efectivos.

En las otras provincias que conforman la capitanía general, no existen fuerzas veteranas de caballería, solo algunas compañías sueltas de infantería y artillería.

En la revista de 30 de abril de 1752, la Compañía de Caballería Maracaibo aparece señalada como de corazas, y presenta un incremento de 12 soldados en su plantilla, con lo que suman 48 milicianos.

En 1753 decide el rey que se forme en Caracas un batallón fijo de infantería con un piquete de caballería que, junto a las compañías de artilleros y a las de blancos y pardos, constituirá el ejército de dotación de Venezuela. El piquete de caballería consta de:

  • 1 teniente
  • 1 alférez
  • 2 sargentos
  • 3 cabos
  • 1 trompeta
  • 28 soldados

Este piquete desaparece en el estado de fuerzas de 30 de septiembre de 1758.


Carlos III

En un estado de fuerzas de la tropa de milicias de voluntarios reglados de caballería de Cumaná, fechado hacia 1768, aparecen las siguientes compañías de milicias de caballería:

  • Cumaná: 1 compañía del 1º escuadrón de pardos
  • Cumanacoa: ídem.
  • Cariaco: ídem.
  • Barcelona: 1 compañía del 2º escuadrón de pardos y otra suelta de blancos
  • Villa del Pao: ídem.
  • Villa de Aragua: 1 compañía del 2º escuadrón de pardos
  • Costa y Pueblos del Río Caribes: 1 compañía suelta de pardos
  • Costa y Pueblos de Carupano: ídem.

Todas las compañías tienen la misma plantilla:

En 1776 llegan a Isla Margarita los refuerzos solicitados en 1751, con los que la compañía de milicias de caballería (blancos) pasa a tener la siguiente plantilla:

En 1777 las gobernaciones de Cumaná, Maracaibo, Guayana, Trinidad e isla Margarita pasan a depender del Capitán general de Caracas, que alcanza su independencia de facto de Nueva Granada, al estimar el virrey Gil de Taboada que se encuentra demasiado lejos de Bogotá como para ejercer un dominio eficaz. Ciertamente, para pagar el situado a las guarniciones de Guayana, había que comisionar a 2 oficiales que empleaban 6 meses en el viaje de ida y regreso.


En 1778 llega a la capitanía el Brigadier de ingenieros D. Agustín Crame, con el objeto de visitar todas las plazas fuertes del Caribe y proponer las medidas de protección necesarias. Según su informe, en el mes de mayo de ese año existía en Caracas un único escuadrón de milicias compuesto por 3 compañías repartidas entre la capital, Valencia y los valles de Aragua y con la siguiente composición cada una de ellas:


CADA COMPAÑÍA PLAZAS PLANA MAYOR PLAZAS
Capitán 1 Comandante 1
Teniente 1 Ayudante mayor 1
Subteniente 1 Portaestandarte 1
Sargento 2 Capellán 1
Cabo 6 Cirujano 1
Soldado 44  
Subtotal 55 Subtotal 5
3 COMPAÑÍAS 165 TOTAL ESCUADRÓN 170

Hasta 1786 se considera que la Isla de Trinidad no es apetecible por los ingleses, por lo que su guarnición se reduce a una compañía de infantería. A raíz del informe Crame, del incremento de población, y del consiguiente aumento del comercio y la agricultura, se estima necesaria su ampliación hasta las 4 compañías. Además se crea una de artillería y otra de dragones veteranos, esta última con:

Carlos IV

En su informe de 1777, Crame propone crear una compañía de caballería de blancos en Guayana, lo que no se lleva a efecto hasta 1792. Las 10 existentes en Cumaná se mantienen pese a su escasa eficacia.

Panamá

En una fecha tan avanzada como 1786, la región del Darién aún permanece sin explorar, debido a los rigores del clima y la hostilidad de los indígenas. Para solucionarlo, se envía una expedición combinada de tropas de dotación y peninsulares, que consigue establecer algunos fuertes, aunque a costa de grandes sacrificios. Debido a lo inapropiado del terreno, solo participa un pequeño contingente de dragones, en la zona costera de La Carolina, con la siguiente composición:

Referencias

Notas


Bibliografía

  • Gómez Ruiz, Manuel y Vicente Alonso Juanola. El Ejército de los Borbones. Ministerio de Defensa.
    • Tomo III (2 vol.): "Tropas de Ultramar". 1993.