Ejército de Carlos II

De Caballipedia
Saltar a: navegación, buscar

Organización territorial

Organización territorial 1580

Ejércitos del Imperio español

Los ejércitos del Imperio español se distribuyeron de la siguiente forma durante la guerra de la Liga de Augsburgo:

El Ejército Metropolitano cuenta con 5 tercios provinciales "viejos" a 1.000 plazas teóricas, levantados en el reino de Castilla (Burgos, Valladolid, Madrid, Toledo, Sevilla). Además, había otros tercios auxiliares de 400-600 plazas levantados en los diversos territorios peninsulares: 2 en el reino de León (Galicia, Asturias), 4 en el de Aragón (Zaragoza, Valencia, ciudad de Barcelona, Generalidad de Cataluña) y 2 en el de Granada (capital y costa). Estos tercios sirven únicamente durante las campañas bélicas (unos 6 meses), desmovilizándose a su término. En 1694 se refuerzan con otros 10 tercios provinciales "nuevos" (Burgos, Valladolid, Cuenca, León, Murcia, Sevilla, Gibraltar, Jaén, Toledo, Segovia). El ejército de Cataluña se completa con 4 tercios italianos, 2 valones y 2 alemanes (más otros tres capitulados en 1695). Todas estas fuerzas se reducen considerablemente tras la paz de Rijswijk de 1697.

En los Países Bajos despliegan 3 tercios departamentales (Flandes, Holanda, Brabante) y 6 itinerantes españoles, 3 italianos, 9 borgoñones, 3 británicos (reducidos a una sola compañía) y 9 regimientos alemanes (más otros tres que aporta el elector de Baviera cuando se convierte en gobernador). Dado el continuo estado de guerra, estas son las tropas más veteranas y experimentadas aunque también las más conflictivas debido al crónico atraso en las pagas.

En el ducado de Milán hay 5 tercios españoles, 9 italianos, 2 alemanes (más otro capitulado durante la guerra de la Liga de Augsburgo) y 3 suizos (incluyendo uno grisón). Otros 2 tercios fijos guarnecen el reino de Nápoles y la isla de Sicilia. Además, hay guarniciones independientes en los presidios de Toscana y en la fortaleza de Finale, de gran valor estratégico por su posición intermedia en la ruta de abastecimiento entre Nápoles y Génova.

El reino de Navarra aporta las guarniciones que defienden la frontera pirenaica, destacando las fortalezas de Pamplona y Fuenterrabía. En la frontera portuguesa se despliegan 2 tercios permanentes y otros 2 auxiliares.

La Armada cuenta con 6 tercios embarcados (uno de ellos italiano) que tienen un rol dual: como guarnición de las galeras y como infantería de marina para reforzar en caso necesario a las compañías de los presidios norteafricanos: Melilla, Alhucemas, Ceuta, Mazalquivir, Larache y Orán.

Cada ejército mezcla unidades de distinta procedencia:

  • Súbditos de la monarquía:
    • Españoles;
    • Italianos;
    • Borgoñones.
  • Súbditos imperiales contratados mediante capitulaciones:
    • Alemanes altos (alsacianos, sajones; prusianos);
    • Alemanes bajos (suizos, bávaros, austriacos).
    • Croatas.
  • Mercenarios:
    • Ingleses;
    • Escoceses;
    • Irlandeses.

El mando de cada ejército lo ostentaba un capitán general, noble designado por el rey para la ocasión. Le auxiliaban un gobernador de las armas, un maestre de campo general para la infantería, un general para la artillería y otro para la caballería. Este último contaban con uno o varios tenientes generales, llamados así porque "tenían" el mando cuando faltaba el titular. No existía un estado mayor permanente a nivel nacional, pero cada gobernador o virrey contaba en su territorio con una réplica de ese estado mayor operacional. El maestre de campo general está auxiliado por un sargento general de batalla.

Los oficiales solo pueden servir en las unidades de su propia nacionalidad, salvo los españoles que pueden mandarlas todas. Los soldados suelen ser voluntarios y muchos, en realidad, oficiales reformados. Esto es, aquellos que habían cesado en el mando de su unidad y aceptan servir por un sueldo inferior a la espera de recibir una nueva patente. De ellos, algunos son nobles que se equipan a sus propias expensas, tanto como símbolo de valentía y honor, como para presentar posteriormente su relación de servicios a la corona en busca de algún título o privilegio. Este detalle resulta crucial para comprender el elevado grado de preparación y disciplina de las tropas.

En caso de necesidad, la corona puede ordenar a los gobernadores respectivos que trasladen tropas de un territorio a otro, o bien que levanten unidades nuevas. Estas, generalmente, son reformadas al término de cada campaña de forma que las unidades más antiguas acaban siendo también las más longevas. Algunas retienen las denominaciones geográficas de procedencia o de guarnición, pero la mayoría se conoce por el nombre de su maestre de campo o coronel, mudándolo con cada relevo. Esto ha complicado tradicionalmente la labor de los historiadores debido a cuatro factores:

  • Un mismo oficial podía pasar de una unidad a otra de mayor preferencia: española sobre el resto; caballería sobre dragones y estos sobre infantería; coraceros sobre arcabuceros.
  • La particular grafía con la que cada escribano interpretaba los nombres extranjeros en los documentos oficiales.
  • La coincidencia en un mismo personaje de varios títulos nobiliarios, empleándose uno u otro de forma indistinta.
  • Los cometidos, voluntaria o involuntariamente por el cronista oficial de la época (conde de Clonard) y que serán repetidos impenitentemente por sus epígonos.

En la siguiente tabla se expone la evolución de los ejércitos del Imperio español que combatieron en el viejo continente durante este reinado. Los desplegados en América y Extremo Oriente se estudian de forma diacrónica en la categoría Orgánica del ejército ultramarino:

EJÉRCITO JEFE INICIO FINAL
Ejército Metropolitano Íñigo Melchor Fernández de Velasco y Guzmán, VII duque de Frías, IV marqués de Berlanga, IX conde de Haro, VIII condestable de Castilla << 1696
José Manuel Fernández de Velasco y Tovar, VIII duque de Frías, V marqués de Berlanga, X conde de Haro, IX condestable de Castilla 1696 >>
Ejército de Nápoles Pascual de Aragón, cardenal << 1666
Pedro Antonio de Aragón, duque consorte de Cardona y Segorbe 1666 1671
Antonio Pedro Sancho Dávila y Osorio, marqués de Astorga 1672 1675
Fernando Joaquín Fajardo de Requesens y Toledo, VI marqués de los Vélez 1675 1683
Gaspar de Haro y Guzmán, VII marqués del Carpio 1683 1687
Francisco de Benavides, IX conde de Santisteban 1687 1695
Luis Francisco de la Cerda y Aragón, IX duque de Medinaceli 1695 >>
Ejército de los Países Bajos Francisco de Moura Corte Real, III marqués de Castel Rodrigo << 1668
Íñigo Melchor Fernández de Velasco, VII duque de Frías 1668 1670
Juan Domingo de Zúñiga y Fonseca, conde de Monterrey 1670 1675
Carlos de Gurrea Aragón y Borja, IX duque de Villahermosa 1675 1678
Alejandro Farnesio, príncipe de Parma 1678 1682
Otón Enrique, marqués de Carreto 1682 1685
Francisco Antonio de Agurto, I marqués de Gastañaga 1685 1692
Maximiliano de Wittelsbach, elector de Baviera 1692 >>
Ejército de Milán Luis de Guzmán Ponce de León, conde de Villaverde << 1668
Pablo Spínola Doria, marqués de los Balbases 1668 1668
Francisco de Orozco, marqués de Olías y de Mortara 1668 1669
Pablo Spínola Doria, marqués de los Balbases 1669 1670
Gaspar Téllez-Girón y Sandoval, duque de Osuna 1670 1674
Claude Lamoral, príncipe de Ligne 1674 1678
Juan Tomás Enríquez de Cabrera, conde de Melgar 1678 1686
Antonio de Velasco y Ayala, conde de Fuensalida 1686 1691
Diego Felípez de Guzmán, marqués de Leganés 1691 1698
Carlos Enrique de Lorena, príncipe de Vaudemont 1698 >>

Referencias

Notas

Bibliografía

  • Boeri, Gian Carlo, José Luis Mirecki y José Palau. The Spanish Armies in the War of the League of Augsburg. Boeri. 2002. Edición española limitada a los escenarios español y africano en Los tercios de Carlos II en la Guerra de los 9 Años. La Espada y la Pluma. 2005.
  • Martínez Ruiz, Enrique: Los soldados del rey. Los ejércitos de la Monarquía Hispánica (1480-1700). Actas, 2008.
  • O'Donnell, Hugo (coord.). Historia Militar de España. Laberinto.
    • Tomo III: "Edad Moderna", V2: "El escenario europeo". 2013.

Webgrafía

Navegación

ARTÍCULO ANTERIOR ÍNDICE ARTÍCULO SIGUIENTE
Ejército de Felipe IV Ejército metropolitano Ejército de Felipe V