Caballería de Fernando V

De Caballipedia
Saltar a: navegación, buscar

Situación inicial

Cuando Fernando V de Trastámara, rey de Sicilia y heredero a la corona aragonesa, es proclamado rey de Castilla en igualdad de condiciones que su esposa Isabel, mediante la concordia de Segovia de 15 de enero de 1475, la caballería castellana consta de las siguientes unidades:

UNIDAD ORIGEN INICIO FIN DESTINO
Guardia Real Castellanos Inmemorial 1493 Compañía de los Continos
Caballería del acostamiento Desmovilizada
Mesnadas feudales
Milicias concejiles
Orden del Santo Sepulcro Naciones 1098 1513 Anexionada por la Santa Sede
Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén 1113 >>
Orden de Alcántara Leoneses 1156[1] >>
Orden de Calatrava Castellanos 1158 >>
Orden de Santiago Castellanos 1170 >>
Orden de Montesa Aragoneses 1317[2] >>

Guerra Civil Castellana

1476

En el ordenamiento promulgado por los Reyes Católicos en las cortes de Madrigal de 19 de abril de 1476, se encomienda al contador mayor del reino, Alonso de Quintanilla, la creación de la Santa Hermandad. Su objetivo primordial no era la participación en la reconquista, sino asegurar el orden público en el interior de Castilla para garantizar la producción lanera y proteger el comercio. Fernando V de Trastámara albergaba la idea de convertirla en el núcleo de un ejército permanente castellano, proyecto en el que finalmente sería sustituida por las Guardas de Castilla.

1479

El 20 de enero de 1479 Fernando V de Trastámara sucede a su padre Juan II como rey de Aragón. En adelante, las tropas aragonesas podrán participar en las campañas castellanas previa autorización de las cortes de dicho reino.

El 4 de septiembre de 1479, mediante el tratado de Alcaçovas, tanto Juana la Beltraneja como Alfonso V de Portugal renuncian definitivamente a sus derechos sobre la corona de Castilla, poniendo fin a la guerra de Sucesión Castellana. Como contrapartida, Fernando e Isabel renuncian a cualquier hipotética aspiración sobre el trono luso. La principal consecuencia del tratado es que los Reyes Católicos pueden concentrar su esfuerzo bélico en concluir la reconquista.

Guerra de Granada

1482

Aunque algunos cronistas adelantan a 1481 la creación de la primera Compañía de Espingarderos a Caballo, al mando del capitán Pedro de Covarrubias, resulta más plausible que fuese en este año de 1482 con ocasión del inicio de la guerra de Granada. En cualquier caso, según el cronista Maldonado ya se habían empleado anteriormente espingardas en las luchas del maestre de la Orden de Alcántara contra los portugueses hacia 1460.

1493

Una vez concluida la guerra de Granada, la Guardia Real se redujo a los 100 efectivos de la compañía de Alonso de Fonseca. A su muerte, el mando pasó de padres a hijos de la familia Luna, de ahí su nuevo nombre de Compañía de los Continos. Al contrario que las anteriores, esta nueva guardia se enfocó más a tareas ceremoniales que de custodia, pues ni los Reyes Católicos ni los Habsburgo llegaron a temer nunca por su integridad física, aun viajando o residiendo entre sus súbditos.

Este mismo año los reyes reorganizaron también la caballería del acostamiento para que, en adelante, sirviera únicamente como reserva estratégica de 10.000 hombres, cifra nunca alcanzada. Algunas compañías serían movilizadas durante la campaña del Rosellón al objeto de fijar en el escenario pirenaico el mayor número de efectivos franceses y detraerlos de Nápoles. Tras la proclamación de Carlos I, nunca volvieron a ser llamadas a las armas, delegándose todo el esfuerzo bélico en los nuevos tercios.

Dejando aparte a la Guardia Real y a las fuerzas de orden público como la Santa Hermandad, la primera unidad permanente del Ejército regular de España fue precisamente una de caballería, las Guardas de Castilla, a las que Clonard llama de forma anacrónica como "Guardias Viejas" cuando aún no lo eran. Aunque el conde sostiene que fueron creadas por Fernando V de Trastámara el 2 de mayo de 1493, lo cierto es que no se ha encontrado documento alguno que justifique tal fecha. Por otra parte, las investigaciones más recientes de Ladero apuntan a que su creación podría retrasarse hasta 1495, cuando se reformó la Guardia Real, o bien hasta 1498, cuando fue suprimida la Santa Hermandad.

La suma de las plantillas de ambos cuerpos coincidiría con las 25 capitanías de 100 plazas que citaba Clonard, de las que 80 eran de hombres de armas (armados de punta en blanco y con caballo de dobladura) y 20 de lanzas jinetas (con armamento ligero). La segunda guerra de Nápoles y la campaña del Rosellón justificarían sobradamente el incremento de la proporción de hombres de armas, ante la necesidad de hacer frente a la elitista gendarmería[3] francesa, creada por la ordenanza de 1445.

El grueso de las compañías se ubicó en Castilla la Vieja, fundamentalmente en la franja entre Segovia, Sepúlveda y Palencia, destacándose cuatro de ellas a la frontera del Rosellón. No obstante, posteriores ordenanzas permitían a sus capitanes pasar dos de cada seis meses atendiendo a sus propias haciendas, pues obtenían de ellas mayor beneficio que su soldada.

Guerras italianas

1495

En la primera guerra de Nápoles (1495) participaron tanto las Guardas de Castilla como la Santa Hermandad. La principal novedad logística fue la necesidad de transportar por mar a hombres y caballos ante la imposibilidad de atravesar Francia. Los capitanes de las compañías de caballos eran los siguientes:

  • Gonzalo Fernández de Córdoba.
  • Álvaro de Luna.
  • Luis de Acuña.
  • Martín de Alarcón.
  • Bernardo del Águila
  • Antonio del Águila.
  • Rodrigo de Mendoza.

1498

El 15 de junio de 1498 se disuelve la Santa Hermandad, al encomendarse a las Guardas de Castilla la seguridad interior del reino, tanto frente a amenazas internas como externas. No obstante, el censo que había realizado previamente Quintanilla sirvió para recaudar los servicios de 1500 y 1502.

1500

Tras la derrota de los franceses en Nápoles, el Gran Capitán partió hacia la plaza veneciana de Cefalonia, amenazada por los turcos.

1501

Cuando regresó a Nápoles en 1501 para imponer el tratado secreto de Chambord-Granada, apenas le quedaban 500 lanzas, por lo que su ejército tuvo que ser reforzado con nuevas compañías procedentes de España.

1502

En 1502 es recibida a sueldo de la corona como parte de la Guardia Real la Compañía de Arqueros de Borgoña, cuerpo formado por nobles nacidos en los Países Bajos que sirvió de escolta personal a Felipe "el Hermoso" cuando acudió a la coronación de Juana "la Loca" como heredera de Castilla. En su sobrevesta lucía una cruz de san Andrés roja que se convertiría en el emblema del Ejército español hasta 1943.

1504

En 1504 el Gran Capitán crea la Caballería Estatal de Nápoles.

1507

En 1507, Fernando V de Trastámara se hace acompañar desde Nápoles por la Compañía de Estradiotes que es admitida a sueldo en la Guardia Real.

Conquista de Orán y Navarra

1509

En 1509, se refuerzan las Guardas de Castilla con la Compañía de Escopeteros a Caballo para participar en la conquista de Orán promovida por el cardenal Cisneros.

1511

Las Guardas de Castilla regresan a Italia durante la campaña de Ravena.

1512

Las Guardas de Castilla constituyen el núcleo del ejército que, al mando del II duque de Alba, conquistó Navarra.

1513

La orden del Santo Sepulcro fue anexionada por el papa León XIII a la Santa Sede, perviviendo solo en Aragón por decreto de Fernando V de Trastámara.

1515

Por Real Cédula de 1515[4] se destacan cuatro compañías de las Guardas de Castilla para constituir las Guardas de la Costa de Granada, una unidad compuesta únicamente por lanzas jinetas con la misión de defender el Sur peninsular de posibles ataques de represalia de los musulmanes exiliados.

Referencias

Notas

  1. Antigüedad de la orden de San Julián del Pereiro, de la que procede.
  2. Antigüedad de la orden de Santa María, en la que se había refundido la de San Jorge en 1400.
  3. De gen d'armes: hombre de armas
  4. AGS Diversos de Castilla, legajo 44, folio 6.

Bibliografía

  • Albi de la Cuesta, Julio et al. La Guardia Real en su historia. Fundación Wellington. 2004.
  • Clonard, Serafín María de Soto Langton, conde de.
    • Historia Orgánica de las armas de infantería y caballería españolas. D. B. González.
      • Tomo II: Reyes Católicos. 1851.
    • Álbum de la caballería española. Imprenta y Litografía Militar del Atlas, 1861.
  • Costa y Turell, Modesto. Lás órdenes de Caballería. París Valencia, 1958.
  • Giménez González, Manuel. El Ejército y la Armada. Ministerio de Defensa, 1862/1982.
  • Ladero Quedada, Miguel Ángel. Ejércitos y armadas de los Reyes Católicos. Madrid, 2010.
  • Martínez Ruiz, Enrique:
    • Los soldados del rey. Los ejércitos de la Monarquía Hispánica (1480-1700). Actas, 2008.
    • Las guardas de Castilla. Sílex, 2012.
  • O'Donnell, Hugo (coord.). Historia Militar de España. Laberinto.
    • Tomo III: "Edad Moderna", V2: "El escenario europeo". 2013.
  • Silvela Miláns del Bosch, Juan et al.
    • La caballería en la historia militar. Academia de Caballería, 1979.
    • La caballería española: un eco de clarines. Tabapress, 1992.
  • Sotto Montes, Joaquín de. Síntesis histórica de la caballería Española. Escelier. 1969.

Webgrafía

Navegación

ARTÍCULO ANTERIOR ÍNDICE ARTÍCULO SIGUIENTE
Orgánica de caballería Caballería de Carlos I